ARDE LUCUS

228
0
El Arde Lucus vio la luz en el año 2002 con el objetivo primordial de rememorar la fundación de la ciudad de Lugo a través de la recreación de su pasado romano. Ligado al solsticio de verano, en este acontecimiento se conjugan los aspectos lúdicos y culturales con la mayor rigurosidad histórica posible. Su recinto amurallado se transforma cada año durante tres días en Lucus Augusti, destacada urbe de la Gallaecia romana que ofrece a quien la visita un variado programa de actividades.
La Muralla cobra durante la fiesta un especial protagonismo, así como las gentes que habitan la ciudad y que participan activamente del espíritu festivo al tomar las calles, ya sea con ropas romanas o castreñas. Además de la recreación histórica, Lucus Augusti ofrece a los participantes una buena oferta de la gastronomía luguesa.
Ayuntamiento, ciudadanía, asociaciones de recreación histórica y diversos organismos privados hicieron posible que el Arde Lucus creciese con fuerza desde su primera edición hasta recibir en la actualidad a medio millón de visitantes.
Punto de reunión por antonomasia, el mercado (Macellum) es un hervidero constante de actividad. La Praza Maior es el escenario idóneo para trasladarse en el tiempo hasta el siglo I. Hasta la Cohors I Lucensium instala su campamento en esta plaza, salvaguardando la seguridad de la ciudadanía del imperio.
Otra localización que el visitante do Arde Lucus no debe perderse es el campamento donde legionarios y gladiadores, gentes de Lucus Augusti y de otras zonas del imperio, conviven y comparten espacio con diferentes tribus castreñas. El circus, el asentamiento Galaico, y el Romanus Theatrum, en la plaza de Santa María, auténtico centro cultural de la fiesta, son otros espacios que vale la pena visitar.

Destacado: la intensa actividad en el Macellum.
Arriba