FESTAS DE SAN BENITIÑO DE LÉREZ

2
0
En un pequeño montículo, a las orillas del río Lérez, se ubica el monasterio de San Salvador de Lérez, con una capilla dedicada a San Benito, el santo milagroso al que se le atribuye la curación de enfermedades de la piel, sobre todo verrugas y pústulas. Hasta aquí se desplazan los romeros para asistir a alguna de las continuas misas que se celebran desde la mañana, acercarse a la olla de cobre donde se quema el aceite milagroso para adquirirlo o untárselo ahí mismo, y cumplir con el rito de pasar por debajo del altar del santo para obtener sus bendiciones. Entregan como ofrenda al santo todo tipo de alimentos, que por la tarde se subastan en la tradicional puja en el atrio de la iglesia, y revalidan la fe en el que, según el canto popular, es el santo más “milagrero”: Se vas a san Benitiño / non vaias ao de Paredes,/ que hai outro máis milagreiro,/ san Benitiño de Lérez (Se vas a san Benitiño / no vayas al de Paredes,/ que ha otro más milagrero,/ san Benitiño de Lérez). Tras la procesión por los alrededores de la iglesia, en la otra orilla del río, en un espacio fluvial de gran interés natural llamado Os Salóns do Lérez, los romeros inauguran la temporada de fiestas del verano de Pontevedra, y dan cuenta de grandes cantidades de mejillones y empanada que ofrece el Ayuntamiento.

Destacado:
El ritual de los romeros en torno a la olla de cobre del aceite milagroso. Adquieren pequeños frascos de aceite o lo untan en el lugar afectado.
 

Arriba