ROMARÍA DA NOSA SEÑORA DA BARCA

2
0
El santuario de la Virxe de Nosa Señora da Barca es uno de los lugares de peregrinación más antiguos de Galicia. Cuenta la leyenda que la Virgen llegó aquí para dar ánimos al Apóstol Santiago en su labor evangelizadora, en una barca de piedra, cuyos restos se encuentran entre las grandes moles graníticas que baña el mar junto al santuario. Una de ellas es A Pedra dos Cadrís, que simboliza la barca, por debajo de la cual pasan nueve veces los romeros en un ritual ancestral para curar los males reumáticos; otra, la que simboliza la vela, es A Pedra de Abalar, una mole que se balancea bajo los pies con un poco de paciencia, aunque la leyenda dice que solo pueden hacerla oscilar las personas libres de pecado, y, la tercera, A Pedra do Temón, que simboliza el timón de la barca. A todas ellas se les atribuyen propiedades curativas.
La romería de Nosa Señora da Barca es una de las más concurridas de Galicia y, como es habitual en ellas, es un compendio de religiosidad, ritos paganos, comida campestre y fiesta. Desde el sábado, el camino que lleva al santuario es una continua procesión de gente –muchas personas llegan andando desde sus localidades de origen– y se van colocando los puestos de la fiesta. Entre música de gaitas y panderetas, los romeros disfrutan de su comida campestre. La fiesta sigue por la noche en la localidad, y el domingo por la mañana los devotos acuden a la misa al aire libre en el exterior del santuario y a la procesión hasta la villa donde tienen lugar la bendición de las aguas y una ensordecedora traca de cohetes y morteros.

Destacado: Es tradicional cumplir con los ritos de A Pedra dos Cadrís y de A Pedra de Abalar, a las que se atribuyen propiedades curativas.

Arriba