FEIRA DOS SANTOS

8
0
Considerada a feria de las ferias en Galicia, su origen se remonta a la Edad Media, vinculada a un impuesto sobre la sal cobrado en el entorno de la villa. Tradición y autenticidad son dos cualidades que se pueden aplicar a la feria que por Santos se celebra en Monterroso, en la comarca de A Ulloa, y en el centro geográfico de Galicia. Por lo menos, este mercado agrícola y ganadero funciona desde 1450, fecha de la que se tiene pruebas documentales, aunque las últimas investigaciones apuntan a que la feira puede tener una antigüedad de 800 años.
En el siglo XX estaba consolidada como la primera feria caballar de Galicia e incluso tras la Primera Guerra Mundial, cuando otras ferias dejaron de celebrarse por la pandemia de gripe, Monterroso resistió gracias a los vendedores de láudano y otros remedios contra la enfermedad.
Lo cierto es que cada año más de cien mil personas no se pierden esta cita que ofrece una oferta de alrededor de un millar de puestos de venta ambulante. Además de la feria caballar, Monterroso es el gran mercado de los productos de temporada: quesos, castañas, miel, productos cárnicos y dulces doces, además de medio centenar de puestos de pulpo distribuidos por toda la superficie ferial. Las calles de la villa son habilitadas para la instalación de los feriantes que ofrecen, además de productos del campo, ropa y calzado.
El espacio acoge, además, actuaciones musicales y degustaciones gastronómicas locales. El mercado dio origen a la villa que se formó por su privilegiada situación como cruce de caminos de arrieros, que comunicaban la costa gallega con Castilla y con el resto de la península.
Monterroso es, en definitiva, una visita obligada para cualquier persona interesada en la cultura y tradiciones de Galicia. Como dice el cantar popular: “se ti viras o que eu vin alá arriba en Monterroso; vinte e cinco xastres xuntos, a cabalo dun raposo” (si tu vieras lo que yo vi allá arriba en Monterroso; veinticinco sastres juntos, a caballo de un zorro).

Destacado: La degustación del pulpo “á feira”.

Arriba