En la península de O Morrazo, cerca de las ciudades de Vigo y Pontevedra, en el corazón de las Rías Baixas, existe un tramo de costa acantilada de extraordinaria belleza.

A finales de verano y en otoño es una estupenda atalaya para observar la migración de aves y, en primavera, nos permite buscar algunas aves que crían entre los acantilados. Es aconsejable realizar las observaciones durante las primeras horas de la mañana, con menos trasiego de gente, mayor actividad de las aves y mejor luz para su avistamiento.

El balcón de Cíes y Ons

El paisaje de este entorno es espectacular y agreste. Aún se encuentra bien conservado en muchos sectores y atesora una notable diversidad de aves nidificantes, tanto en matorral como en acantilados. También es un lugar idóneo para la observación de aves marinas en migración frente a la costa.

En la llamada Ría de Aldán el perfil es más suave, con algunas playas y cordones dunares. En el interior, predominan las plantaciones de eucaliptos y pinos con pequeñas áreas de mosaico rural y aldeas. Estas últimas zonas atesoran unha interesante riqueza ornitológica.

Las rutas
Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Ruta a pie o en bicicleta: Beluso - Cabo Home

MEJOR ÉPOCA

Entre octubre y diciembre

DISTANCIA

26 Km

DURACIÓN

2-3 horas en bicicleta e 4-5 horas a pie

DIFICULTAD

Media

MUNICIPIOS

Bueu, Cangas

RECORRIDO

Beluso - Aldán - O Hío - Vilanova - Punta de Couso - O Hío - Donón - Cabo Home

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

 

  1. Desde el núcleo de Beluso (1), nos dirigimos al sur atravesando zonas de campos de cultivo y viñedo donde podremos observar papamoscas cerrojillo y curruca zarcera.
  2. Al llegar a Aldán y la playa de Vilariño, en el fondo de la ría de Aldán (2) es posible avistar zampullines cuelinegros y, de forma más irregular, éider común.
  3. Una vez en O Hío (3), anotaremos curruca cabecinegra y pico de coral.
  4. Desde allí, tomaremos una carretera hacia Vilanova y Punta de Couso (4), con vistas a la bocana de la ría de Pontevedra, para ver pardelas balear y cenicienta.
  5. Regresando a O Hío (3), tomamos esta vez la carretera de Nerga, pero nos desviaremos hacia Donón y la costa de Soavela (5) donde es posible avistar el roquero solitario y el cuervo grande.
  6. Nuestro itinerario termina en cabo Home (6) registrando cormorán moñudo y collalba gris.

Podremos realizar este recorrido combinando el vehículo con pequeños paseos.

Ruta a pie o bicicleta: Cabo Udra (Bueu): Beluso - fincas agrícolas de O Covelo - cabo Udra y regreso

MEJOR ÉPOCA

Septiembre y octubre

DURACIÓN

4-5 h a pie y 2-3 h en bicicleta

DIFICULTAD

Baja

MUNICIPIOS

Bueu

RECORRIDO

Cabo Udra (Bueu): Beluso - fincas agrícolas de O Covelo - cabo Udra y regreso

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. Desde Beluso (1), seguimos la pista en dirección al Cabo Udra. En la zona de O Covelo (2) tomaremos una pista a la izquierda para tratar de ver aves migrantes presentes en los setos y bosquetes como la buscarla pintoja y el carricerín común.
  2. De regreso a la pista, enfilamos hacia el cabo, pasando primero por un área de eucaliptos y pinos y, posteriormente, por pequeñas masas de sauces (3) donde se localizan el reyezuelo listado y el camachuelo común.
  3. A medida que la vegetación se hace menos abundante, podremos observar migrantes como la tarabilla norteña y la curruca zarcera.
  4. En las masas aisladas de sauces se pueden observar papamoscas cerrojillo y mosquitero musical.
  5. En el camino al extremo del cabo (4), predomina el tojo, donde habitan currucas rabilargas y cabecinegras. En las zonas de peñascos existen menciones ocasionales de roquero solitario y, de forma regular, collalba gris.
  6. Frente al cabo, se anota la presencia de pardela cenicienta y págalo parásito.
Las aves

Podemos comenzar la visita en el faro de Punta Subrido, con buenas vistas matinales sobre las islas Cíes y sobre las aves marinas de la bocana de la ría de Vigo. Las especies más interesantes de esta zona son, sin duda, el cormorán moñudo, el alcatraz atlántico y la pardela balear. Desde el Cabo Home tendremos estupendas vistas sobre el extremo norte de las Illas Cíes y, ya desde agosto, podremos avistar págalos parásitos y págalos grandes. En los meses primaverales y otoñales, si recorremos la pista que lleva hacia Donón, deberemos prestar atención al mar para avistar aves en migración, además de otras residentes como el escribano montesino y las curruca rabilarga y cabecinegra. En la época de cría es posible observar algún vencejo real y quizás nuestros prismáticos descubran encima de los peñascos algún roquero solitario. En un punto podemos tomar un sendero hacia el norte y visitar la costa de Soavela o bien bajar hacia O Hío paseando entre los pinares, donde es abundante el chotacabra europeo, detectable al atardecer y a la noche. El fondo de la Ría de Aldán, en Vilariño, podría depararnos el avistamiento de gaviotas canas, zampullines cuelinegros, ostreros euroasiáticos y, en invierno, alcas. Más al norte, en otoño, sobre todo con vientos fuertes del suroeste, el Cabo Udra es una buena atalaya para la observación de aves marinas. Frente al cabo, durante el mes de septiembre existe la posibilidad de ver docenas de págalos parásitos en un dormidero único en Galicia.

Consejos y recursos
  • Llevar calzado cómodo para el recorrido ya que es muy sinuoso y pedregoso.

  • Es recomendable el uso del telescopio para la observación de las aves marinas.

  • Se aconseja prestar atención al tráfico cerca de O Hío y Vilariño, debido a la estrechez de la carretera.

Arriba