Conocida por ser patrimonio de la humanidad, posee además una enorme superficie de zonas verdes. Flanqueada por dos pequeños ríos y salpicada de parques y jardines, Santiago de Compostela cuenta con numerosas posibilidades para observar aves en un entorno urbano y cómodo. 

El patrimonio alado de la ciudad

La ciudad ocupa una gran loma que va de noreste a suroeste limitada a ambos lados por dos pequeños ríos, el Sar y el Sarela, que conservan un buen bosque de ribera en muchos tramos. Además, en su interior acoge numerosos parques y jardines de gran interés pues muchos de ellos datan de muchas décadas atrás con árboles de gran porte que, por lo tanto, pueden acoger muchas especies de aves diferentes.

Al contrario de otras ciudades situadas, por ejemplo, junto a una ría, Santiago de Compostela no tiene ningún gran humedal cercano aunque, sin embargo, sí podemos observar alguna ave acuática en el pequeño lago de uno de sus parques, el de la Música en Compostela, junto al Auditorio de Galicia. Las aves constituyen para la ciudad, un patrimonio oculto.

Las rutas
Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Ruta a pie: Parque de Galeras - Parque da Música en Compostela

MEJOR ÉPOCA

Todo el año, especialmente en invierno

DISTANCIA

1,5 km

DURACIÓN

1 hora

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Santiago de Compostela

RECORRIDO

Parque de Galeras - Parque da Música en Compostela

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. Al inicio, en el parque de Galeras, iremos atentos a las orillas del río (1) para ver lavanderas blancas o incluso alguna garza real.
  2. En el parque de la Música en Compostela, junto al Auditorio de Galicia (2), lo más interesante es el pequeño lago artificial. Es fundamental olvidarse de las aves domésticas y prestar atención a las silvestres: garza real, cormorán grande, martín pescador, gaviota patiamarilla y, ocasionalmente, sombría y, en el entorno, grajillas.
  3. Durante el invierno, los dormideros de aves (3) son impresionantes: estorninos pintos, grajillas y urracas comunes se agolpan entre los árboles.
  4. Remata el itinerario en el pequeño parque de José Zeca Afonso (4), muy próximo, donde, gracias a sus vetustos árboles, es fácil observar pequeñas aves forestales.

 

Ruta a pie o en bici: Parque Eugenio Granell (O Paxonal) - Brañas do Sar

MEJOR ÉPOCA

Todo el año, en especial en primavera

DISTANCIA

3,2 km, solo ida

DURACIÓN

1 hora a pie, media hora en bicicleta (solo ida)

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Santiago de Compostela

RECORRIDO

Parque Eugenio Granell (O Paxonal) - Brañas do Sar

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. Se inicia el recorrido en el parque Eugenio Granell (1), donde podemos ver especies como el reyezuelo listado o el agateador europeo en el robledal.
  2. En el río Sar (2) prestaremos atención a los ánades azulones.
  3. Ya en las brañas del Sar podemos ver multitud de pequeñas aves como pardillos pardillo común], jilgueros, lavanderas blancas y, ocasionalmente, lavanderas boyeras. En los prados húmedos (3) estaremos atentos para observar cistícola buitrón y agachadizas comunes en invierno.

Ruta a pie: Río Sarela

MEJOR ÉPOCA

Todo el año, en especial en primavera

DISTANCIA

2,7 km, solo ida

DURACIÓN

1 hora a pie (solo ida)

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Santiago de Compostela

RECORRIDO

Río Sarela

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. En el río Sarela debemos fijarnos en los rápidos (1) porque en ellos veremos lavandera cascadeña y, si hay bastante caudal, mirlo acuático.
  2. En las zonas de bosque de ribera (2) más denso, son comunes los carboneros y el agateador europeo.
  3. En el entorno de las pequeñas aldeas que nos encontramos en el camino veremos estorninos negros.
  4. Al final del recorrido, en el barrio de O Carme (3), veremos vencejos comunes en abundancia en primavera.
Las aves

En los parques y entornos fluviales podemos observar un buen número de aves de carácter típicamente forestal como el carbonero común y el garrapinos, el herrerillo común o el agateador europeo. En sus ríos podemos ver desde garza real y cormorán grande a martín pescador. Prados y matorrales acogen, por ejemplo, al cistícola buitrón o la curruca rabilarga, respectivamente. Sus dormideros invernales son espectaculares: estorninos pintos y estorninos se agrupan para pasar la noche junto a grajillas comunes. En el cielo, mientras tanto acecha el halcón peregrino.

Consejos y recursos
  • Estamos en una zona urbana, por lo que debemos prestar atención a la circulación.

  • Las aves urbanas son un excelente recurso educativo, fáciles de observar y al alcance de cualquiera. 

  • La catedral es, a ojos de un pájaro, un gran peñasco rocoso, en ella podemos ver grajillas comunes y aviones roqueros. 

Arriba