La comarca está compuesta por nueve municipios: A Rúa, O Barco, Rubiá, Petín, O Bolo, Carballeda, Larouco, Vilamartin y A Veiga. Casi todos disponen de explotaciones vitivinícolas que dotan al territorio de una singularidad única.

Ruta del vino Valdeorras
Ctra. N-120, Km 463
32340 Vilamartín de Valdeorras. Ourense
Tel: +34 988 300 295
Fax: +34 988 300 455
www.rutadelvinovaldeorras.com
consello@dovaldeorras.com

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Valdeorras es la comarca más oriental de la provincia de Ourense, lindando ya con León. La riqueza de los recursos naturales y la fertilidad de sus tierras convirtieron a Valdeorras en espacio de acogida de numerosos pueblos a lo largo de la historia.

Existen abundantes restos de la época megalítica en el Parque Natural de la "Serra da Enciña da Lastra", además de trazos rupestres y los petroglifos de Valdegodos, Petín y San Esteban de A Rúa Vella.

La llegada de los romanos cambió sustancialmente el valle, ya que trasladaron los núcleos poblacionales a zonas llanas y construyeron una de las vías más importantes de la Península Ibérica, la Vía "XVIII" o "Vía Nova" (de posterior utilización como Camino Real o Camino de Invierno en el Camino de Santiago. Puentes como el del río Bibei, lápidas como la de A Rúa Vella, los mosaicos de A Cigarrosa y miliarios, forman parte del legado imperial de Roma; si bien su obra más singular es el túnel de Montefurado, excavado con el objetivo de desviar el curso del río para extraer el oro que este arrastraba y que actualmente constituye un lugar de gran atractivo turístico que se puede contemplar a unos cuantos metros desde la N-120.

Posteriormente, ya en el siglo XVII se erige el espectacular Santuario de As Ermitas rodeado de antiguos bancales de viñedo, que en la actualidad se ha convertido en el más importante lugar de culto de la zona.

Producción, historia y variedades

La comarca está compuesta por nueve municipios: A Rúa, O Barco, Rubiá, Petín, O Bolo, Carballeda, Larouco, Vilamartin y A Veiga. Casi todos disponen de explotaciones vitivinícolas que dotan al territorio de una singularidad única.

Esta D.O. se particulariza porque hay cientos de bodegas tradicionales en las que la elaboración y el cuidado del vino se llevaba a cabo en las entrañas de la tierra, en cuevas excavadas en barro -muchas de estas antiguas bodegas se conservan como tales-. La antigüedad datada de algunas cuevas llega a ser de varios siglos, conservándose actualmente muchas de ellas en perfecto estado. Singulares son sus chimeneas, conocidas como refugallo -llaman poderosamente la atención, sobre todo desde fuera, ya que aparecen como un elemento curioso en el paisaje de Valdeorras-; sirven para la ventilación y regulación de la temperatura en la bodega.

La calidad de los caldos de Valdeorras la convierten en todo un referente en el sector y despiertan el interés nacional e internacional en una región donde el vino se convierte en expresión máxima de la tierra, abanderando su esencia en una botella.

La zona de produción de esta denominación de origen ocupa parte de la cuenca de los ríos Sil, Xares y Bibei. Presenta una gran diversidad de suelos para la superficie de viñedo inscrita que posee, 1.300 hectáreas. La variedad preferente en blancas es la Godello, pero también se cultivan entre otras la Doña Blanca que denominan Moza Fresca; en tintas las preferentes son la Mencía y la Merenzao a las que se permite acompañar del Sousón, Albarello, Garnacha Tintorera y Gran Negro. De la Godello se obtienen unos vinos de intenso aroma frutal y florales, muy bien estructurados en boca. De la Mencía se obtienen tintos púrpuras, de elegantes aromas a frutos del monte y una suave carnosidad.

Arriba