Numerosos pasos, algunos de ellos articulados y de gran interese artístico, protagonizan las solemnes procesiones de Semana Santa de Viveiro, en las que cofradías y Hermandades llenan de religiosidad y ambiente íntimo la calles de la localidad. Eucaristías, vía crucis, tamborradas… preceden a los días grandes.

Los actos más llamativos comienzan el Jueves Santo, con la procesión de la Última Cena –el paso de la Cena fue creado en 1808 por un artesano que tomó a marineros del vecino puerto de San Cibrao como modelos para las figuras de los Apóstoles– y del Prendimiento, organizada por la Hermandad del Prendimiento, muy llamativo por sus túnicas y capuchas de colores roja y blanca.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

El Viernes Santo por la mañana tiene lugar la procesión del Encuentro, otra emocionante ceremonia en la que participan, junto al Cristo que cae, las tallas de la Dolorosa, San Juan y la Verónica, y que es seguida por la multitud desde los balcones y las calles con creciente interés. Por la tarde, tras el Desenclavo se celebra la procesión del Santo Entierro, la más lujosa de todas, con los portadores ataviados con negra ropa talar de larga cola y un gran capuchón con antifaz.

Arriba