Camelias del crespúsculo...

Camelias confitadas.

Si el parque de O Castro, en Vigo, es como un gran roscón enclavado en el corazón del casco urbano, sus camelias no pueden ser otra cosa que camelias confitadas.

Desde la cima del que fuera castro celta, entre los vestigios de todos los pueblos que se han aposentado en este monte a lo largo de los siglos, las camelias, es decir las “camelias confitadas”, dominan cada invierno el ir y venir de los barcos por la boca de la ría.

Y asisten a los cambios de color y, sobre todo, de humor del gran océano, esparcidas entre los claroscuros de este singular jardín botánico.

Las hay que comparten su curiosidad con los naranjos y quizás con un ciprés que parece estar llorando, pues un camelio color rosa muy tupido le ha tapado el horizonte; un camelio portugués y venerable, como otros tantos ejemplares también lusos que ascienden por la cuesta hasta alcanzar los restos de un castillo y un mirador que llaman de “las anclas”, donde clavar a su vez el pensamiento y la mirada sobre un sol que se aleja mar adentro teñido de un intenso color rojo.

Atardece pues y las camelias se vuelven: Camelias del crepúsculo.

Información visitas:
+34 986 810 306

Enlaces relacionados...

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

Arriba