Camelias particulares...

Nunca lo público fue tan privado.

El jardín del pazo Quiñones de León, en Castrelos, desprende tal sensación de intimidad que el visitante tiene la impresión de estar en un jardín particular; como invitado de la familia, nada menos. Un jardín tan acogedor, que cada visitante se siente también un poco dueño; amo y señor por el tiempo de un paseo de todo cuanto le alcance la mirada... escudos, parterres, fuentes.

Y si el viajero ha tenido la feliz ocurrencia de acercarse al pazo en pleno invierno, dicha mirada se apropiará además de los chispones de color de las camelias.

Es sólo una ilusión, pero muy cierta. Desde finales de febrero las camelias del pazo Quiñones de León realizan una proeza botánica tras otra. Como por ejemplo, la de surgir dos a la vez del mismo tronco y encima en colores diferentes. Es el caso de la matusalén de las camelias, que lleva haciendo lo mismo sobre los parterres de boj del jardín francés desde 1860 por lo menos.

Sin embargo, las del jardín inglés, las de la rosaleda o las que iluminan una inquietante cueva de follaje como farolillos de feria, realizan también su prodigio cotidiano ante los ojos de su orgulloso propietario: usted, viajero que pasea por el pazo.

Información visitas:
+34 986 810 282 / 986 810 260

Enlaces relacionados...

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

Arriba