Camelias de Rosalía: Versos sueltos...

Parecen versos sueltos. Las camelias de la que fuera casa de la poetisa Rosalía de Castro se alojan en un jardín pequeño romántico y risueño con mucho de ensoñación y algo de huerta que induce inevitablemente a la poesía.

Y, como si fueran el preludio de un poema, reciben a la entrada al visitante y acompañan un paseo que no puede ser más lírico. Un sendero que se dobla en un recodo y penetra en un túnel de verdor, con una mesa de piedra y una parra.

Las hay que no pasan de capullos. Es más: tienen forma de cáscara de almendra como si encerraran en su interior algún secreto; quizás alguna rima.

Otras reposan sobre los setos de boj, tan plácidamente como si nunca hubieran crecido en otro sitio. Pequeñas, perfectas, con pinta de amapola, como las que se prenden en la solapa en toda Europa cada 11 de noviembre en recuerdo del día del armisticio. Y otras, en fin, acogidas a la fragancia de las rosas, al aroma de limoneros y naranjos y a la más prosaica vigilancia de la higuera se dispersan por todo el jardín: Son versos sueltos.

Información visitas:
+34 981 811 204

Enlaces relacionados...

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

Arriba