Los ayuntamientos que integran el geodestino son: A Lama, Barro, Bueu, Caldad de Reis, Campo Lameiro, Cangas, Cotobade, Cuntis, Marín, Moaña, Moraña, Poio, Ponte Caldelas, Pontevedra, Portas y Vilaboa.

Las tierras de la ría de Pontevedra están marcadas por su tradición marinera. Aquí hasta los nombres suenan a mar: Ons, Aldán, Bueu, Marín... Y por supuesto, Combarro, con sus hórreos de piedra al borde del agua. En la otra orilla, al final de la ría, la Costa da Vela, con sus acantilados y, dominando el cielo y la tierra, el Monte do Facho, antiguo castro y santuario romano.

Pontevedra es la capital de las Rías Baixas. Una ciudad señorial rebosante de vida, con el casco histórico más importante de Galicia, después del de Santiago. Y atractivos como la praza "da Ferrería", la Basílica de Santa María o el Museo de Pontevedra, con una magnífica colección de joyas celtas. En los alrededores, nada como una relajante visita al mosteiro de Poio, de origen medieval. Y a 20 km de Pontevedra, una de las joyas ocultas de Galicia: el Parque Arqueolóxico da Arte Rupestre de Campo Lameiro. Más de 80 petroglifos en la mayor concentración de grabados rupestres de Europa, entre ellos "A Laxe dos Carballos", una fascinante escena de caza de un hermoso ciervo.

Patrimonio

El geodestino presenta, entre otros, dos puntos fuertes. Uno es la aldea costera de Combarro, con sus hórreos literalmente metidos en las aguas de la ría pontevedresa. El segundo es el Camino Portugués a Santiago, que entra en Galicia por la localidad de Tui, y que cruza el territorio en el sentido sur-norte.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Piedra, mar, playa, montaña y río. Esas palabras resumen lo que ofrece el geodestino. Es decir, un enorme abanico de posibilidades en las que hay que subrayar la propia ciudad de Pontevedra, cuyo centro histórico fue rehabilitado en la última década y es un placer pasear por sus rúas, tanto para vecinos como para visitantes. Dentro de él, varios edificios emblemáticos acogen un museo que por la relevancia de sus fondos trasciende con mucho la dimensión local: el Museo Provincial de Pontevedra. Sobresalen también los dos monumentos que sobresalen en la ciudad: el Santuario de la Peregrina con su planta en forma de concha y la basílica de Santa María A Maior, construida por el gremio de mareantes en el s. XIV.

Al norte, antes de llegar al minúsculo y bien conservado casco viejo de Cuntis, los petroglifos de Campo Lameiro, conjunto de insculturas único en el mundo y que presume actualmente del Parque Arqueolóxico da Arte Rupestre. El recinto fue inaugurado en julio de 2011 y garantiza la protección de los petroglifos que permite organizar las numerosas visitas que reciben. El parque tiene una extensión de casi 22 hectáreas y abarca cerca de un ciento de rocas que muestran los grabados. Se concibe como un paisaje abierto, semejante a como debió ser concebida. Los robles que conforman pequeños bosquetes ayudan a dar esa sensación.

Espacios naturales

La península del Morrazo es una combinación de playas con gran afluencia turística en verano y un final, en la punta, que es un espacio protegido: la Costa da Vela, salvaje, sin asfalto, dominada por un santuario prehistórico y con un arenal al que acuden los amigos de la tranquilidad. 

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Otro espacio protegido en esa península es cabo Udra (a la altura de Bueu). También en la costa sus aguas forman parte de la Red Natura, al oeste en el complejo Ons-O Grove y al este en la enseada de San Simón. Ya hacia el interior las tierras se van elevando por último en las montañosas de A Lama, previo paso por Ponte Caldelas, alturas medias con numerosas casas de indianos, en la Serra do Cando. El norte es atravesado por el río Lérez y en su discurrir también es considerado espacio natural protegido.

Fiestas y gastronomía

Cobres, una pequeña aldea del ayuntamiento de Vilaboa, celebra un Carnaval tan peculiar, con danzas seculares si no milenarias, que fue declarado Fiesta de Interés Turístico Gallego. Más baile con esa misma categoría, pero de esta vez en Cangas: la Festa das Danzas Ancestrais. En la capital provincial son las fiestas de San Benitiño de Lérez las que cuentan con la declaración de Fiesta de Interés Turístico de Galicia.

Se le suma en ese capítulo a Festa da Troita (Ponte Caldelas), el Encontro Degustación do Millo Corvo (Bueu), la Festa de San Miguel e Danza das Espadas (Marín) y la Festa do Lacón con Grelos (Cuntis).  Otros ayuntamientos, como Portas, ofrecen una imagen de autenticidad.

DESTACADO: El pueblo de Combarro

El pueblo de Combarro, de profundas raíces pescadoras, es un enclave de gran originalidad por la perfecta adaptación al medio natural en el que se sitúa y la forma tradicional de vivir de sus habitantes en una original simbiosis entre el mundo rural y marinero.

En Combarro se combinan casas antiguas con hórreos, cruceiros y embarcaciones. Sus casas están construidas sobre el peñascal granítico desnudo para aprovechar la franja litoral cultivable, son de cantería con solanas y balaustradas. En Combarro hay más de treinta hórreos de piedra, que allí se llaman palleiras, que conforman uno de los conjuntos de este tipo de construcciones más impresionantes de Galicia.

Arriba