A RAPA DAS BESTAS DE CANDAOSO

3
0
Lo que no es más que un trabajo ganadero rutinario, la rapa de crines y colas, la desparasitación de los caballos y el marcaje a hierro de los potros nacidos en el último año, se convierte en Galicia en un espectáculo y en una romería multitudinaria. En las zonas donde se crían los caballos en libertad, como es el caso de Boimente, los curros o rapas das bestas atraen cada año a numeroso público ávido de emociones. El de Candaoso, en un paraje desde el que se divisa la ría de Viveiro, isla Coelleira y Estaca de Bares, es uno de los más conocidos de Galicia. Como tradición ancestral, los curros mantienen muchos de los ritos de la lucha cuerpo a cuerpo con los animales para a su domesticación, y garantizan un espectáculo genuino, lleno de fuerza y de emociones, alrededor de la bravura de los hombres y de la furia de los garañones. El duro trabajo de los ganaderos se ve recompensado con el vino, las empanadas y todo tipo de viandas que se preparan por el entorno del curro al son de las gaitas, y el disfrute de las tradicionales carreras de caballos en diferentes categorías.

Destacado:
Carreras de caballos, con premios para los ganadores, por la tarde.
Arriba