FEIRA FRANCA

3
0
Pontevedra se sumerge en el siglo XV en el primer fin de semana de septiembre con esta celebración en la que se recuerda el privilegio concedido por el rey Enrique IV en el año 1467. El monarca autorizó la celebración de un mercado libre de impuestos de un mes de duración, quince días antes y quince días después del 24 de agosto, festividad de San Bartolomé.
La concesión de la Feira Franca coincide con un período de pujanza económica de la ciudad, que se prolonga hasta las décadas finales del siglo XVI. La pesca y el comercio fueron entonces dos pilares del desarrollo económico de Pontevedra, cuanto era la villa más poblada de Galicia.
La fiesta celebró a su primera edición en el año 2000 con una doble intención: por una parte recuperar la memoria de uno de los tiempos de mayor pujanza y prosperidad de la ciudad y, por otra, promover la implicación activa de la ciudadanía en un proyecto de dinamización del centro histórico, escenario privilegiado para la recreación de la mejor época de la historia de Pontevedra.
A lo largo de sus ediciones, la consolidación de la Feira Franca es innegable, ya que atrae cada año a más visitantes que quieren volver al pasado vistiéndose de época y saliendo, junto con los pontevedreses, a disfrutar de las calles y de los espectáculos que en ella se celebran.
Durante el día y medio que dura esta fiesta, las calles de la ciudad se engalanan para acoger numerosas comidas y cenas, espectáculos de cetrería y puestos artesanos.

Destacado: La ambientación de las calles.
Arriba