Es una iniciativa encuadrada en el “Plan de Reactivación de los sectores cultural y turístico frente a los efectos derivados de la COVID-19” que tiene, entre sus objetivos, inyectar liquidez en las empresas de esta industria, formentar el turismo interno e impulsar la recuperación de la economía y del tejido empresarial gallego.

El Bono Turístico se hará efectivo a través de la entrega a los beneficiarios de una tarjeta prepago de Abanca con un importe de 250 euros que podrán emplear en los establecimientos o productos turísticos adheridos a este programa hasta el 13 de diciembre de 2020.

Podrán solicitar el Bono Turístico cerca de 20.000 profesionales de los ámbitos sanitario y sociosanitario de forma totalmente voluntaria. Entre las opciones ofertadas en el marco de este programa destacan productos o experiencias que deberán ofrecer un descuento mínimo del 15% sobre el precio ordinario del servicio y cumplir con las medidas higiénico-sanitarias adecuadas para garantizar la máxima seguridad para personas trabajadoras y usuarias.
 

Entidades promotoras y colaboradoras en el Bono Turístico
   

La iniciativa está promovida por la Consellería de Cultura e Turismo a través de la Axencia Turismo de Galicia y cuenta con la participación del Clúster del Turismo de Galicia, como representante de las empresas del sector, y Abanca, como entidad colaboradora en la instrumentación de la ayuda económica a las personas beneficiarias del programa.
 

¿Cómo va a funcionar el Bono Turístico?
 

  • Desde el punto de la adhesión de los establecimientos, serán las personas propietarias de los mismos quien, a través de la Sede electrónica muestren su interés por participar, mediante la correspondiente solicitud, y asumir las obligaciones y requisitos del mismo. Entre ellos, el más relevante será el de ofrecer, como mínimo, un 15% de descuento en los precios del producto o servicio turístico. Una vez adheridos podrán generar ofertas o paquetes turísticos (sólo en el caso de las agencias de viaje) personalizadas para el programa.
     
  • Desde el punto de vista de las personas beneficiarias,  una vez abierto el plazo, deberán presentar, a través de la Sede electrónica una declaración de solicitud, cuyos datos serán verificados para comprobar que la persona solicitante cumple con los requerimientos. Esta adhesión garantiza disponer de una tarjeta Abanca, con un saldo de 250€, para poder adquirir servicios o productos turísticos que oferten las empresas adheridas. Las personas beneficiarias podrán utilizar el saldo de su tarjeta de forma total o parcial, así como completar los pagos, de no tener saldo suficiente, con otras formas de pago admitidas por el establecimiento turístico.
Arriba