Huyendo de los rigores del norte de Europa

El frío y los días cortos no son motivo para que la naturaleza se tome un descanso. A medida que las temperaturas bajan en el centro y norte de Europa y los temporales en el Atlántico son más duros, muchas aves llegan a Galicia ofreciéndonos la posibilidad de realizar provechosos avistamientos.

+
Arriba