Cuentan las leyendas que los hombres y mujeres que viven en esta costa fueron en sus orígenes hijos de las ballenas y los peces. Rodeada de acantilados de 600 m de altura, la pequeña ría de Cedeira tiene un gusto salado y eterno... Esto es el mar, bravo y generoso. Un mar de percebes. La playa más espectacular de la ría es Vilarrube, con forma de media luna.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Y al norte, guardando la puerta de la ría, el corazón de Cedeira y tal vez de Galicia entera: el Santuario de Santo André de Teixido. Una capilla dedicada al Apóstol San Andrés en un agreste paisaje de acantilado. Aquí situaban el final de la Vía Láctea los peregrinos que iban a Santiago. Un santuario mágico al que conviene ir al menos una vez en la vida...

Arriba