FESTA DE XESÚS O NAZARENO-FESTA DAS MORTALLAS

Fiestas de interés turístico
527
En el Camino de Santiago
Fechas de celebración: 13/09 - 16/09

Localización

A Pobra do Caramiñal - A Coruña

Coordenadas:
42º 36' 27.9" N - 8º 56' 16.9" W

Descripción

Si hay una fiesta en Galicia que muestre con toda claridad la relación sin complejos y la naturalidad con la que el pueblo gallego convive con la muerte esa es la Festa das Mortallas da Pobra do Caramiñal, una antiquísima y respetada tradición que suscita de modo irremediable el asombro de los foráneos. ¿Una procesión de ataúdes? ¿Y también de ataúdes blancos de los que se pone a los niños? Pues así es. Son los féretros de los ofrecidos, aquí también llamados nazarenos. Estos y sus familias dan gracias de este modo al Santísimo por su intercesión ante la muerte, después de alguna grave enfermedad o accidente.
La puesta en escena de la procesión de las Mortallas es, sin duda, impresionante. Siguiendo el ataúd que los hubiese acogido en su muerte, y que es portado por sus familiares, los ofrecidos van vestidos con su hábito mortuorio, morado, como el de Cristo, si son personas casadas o viudas, o blanco si son niños o niñas, y llevan un gran cirio en las manos. Miles de personas de todas las edades acuden a esta procesión con gran fervor religioso, muchas de ellas también ataviadas con una túnica morada, algunas descalzas, y portando cirios con exvotos colgantes, dando gracias por los favores recibidos o pidiendo buena salud para ellos y sus allegados. La procesión hace un largo recorrido por el casco centro urbano de A Pobra: tras la figura de Jesús el Nazareno, sale de la iglesia de Santiago do Deán, recorre la zona vieja y la carretera principal y regresa a la iglesia.
Las raíces de esta tradición a la que alude Valle-Inclán en sus “Comedias Bárbaras” se hunden en el siglo XV. Cuenta la leyenda que unos salteadores fueron apresados y condenados a muerte en A Pobra. El regidor que debía llevar a cabo la sentencia enfermó gravemente y, tras encomendarse al Nazareno la víspera de su festividad, recuperó la salud. Cuando llegó la hora de la procesión, acudió al cortejo amortajado y mandó que los condenados portasen su féretro durante la procesión. Al llegar al atrio, invocó al Cristo e indultó a los condenados.

Caminos de Santiago

Ruta del Mar de Arousa y Ulla

Otras características

Religiosa
Fiestas Fiestas de interés turístico Fiestas de Galicia de interés turístico
Arriba
Ayúdanos a mejorar!