Turgalicia Turismo de Galicia

Xunta de Galicia
Inicio > Disfruta de estas... experiencias > Camino de Santiago > Añadir a "Mi viaje"

Camino de Santiago...

Introducción

El Camino de Santiago ha sido, y sigue siendo, sin duda, la ruta más antigua, más concurrida y más celebrada del viejo continente. Santiago también ha compartido con ellos la atracción de los caminantes y andadores de todos los tiempos pero, además, ha creado una ruta, ha hecho un Camino. A Santiago y a Galicia se puede llegar de muchas maneras. Pero la mejor forma de venir es por el CAMINO DE SANTIAGO.

  • El símbolo del Camino

  • Peregrinas en el Camino

  • El Camino en Alto do Poio

  • El Camino en Samos

  • Descansando en Portomarín

  • Cerca del final

  • La meta

Los primeros peregrinos...

Los primeros peregrinos, en el siglo XI, acudían sólo desde el interior de los reinos de Galicia y Asturias. Pero, con una rapidez sorprendente, empieza Compostela a atraer viajeros y peregrinos de otros reinos cristianos, incluso de más allá de nuestras fronteras. El primero, cuyo nombre conocemos, es francés, Godescalc, obispo de Puy, que llegó a Compostela en el año 951.

Son muchas las causas y los motivos que aducen los historiadores para explicar la fiebre de los francos por atravesar los Pirineos. Para algunos son motivos políticos. El papado y Cluny estaban decididos, por razones de propia seguridad, a ayudar a los reinos del norte de España, haciendo así más remota la posibilidad de una invasión musulmana. Motivos de curiosidad y afán de aventuras. Muchas veces son intereses comerciales o intercambios culturales. Algunas veces, también, afán de rapiña y explotación de los desamparados caminantes. Pero no cabe duda de que, en casi todos los casos, subyace el motivo religioso. La peregrinación era en la Edad Media un símbolo de la vida del cristiano, un caminar inseguro hacia la morada eterna.

El Camino y el Códice Calixtino...

Uno de los más famosos y conocidos peregrinos medievales de Compostela es el francés Aymeric Picaud, monje de la localidad francesa de Poitou. Su fama le viene por haber escrito una crónica de su viaje, hacia el año 1130, minuciosa y detallada, con un sinfín de consejos y recomendaciones para los caminantes. Esta crónica, con el título de Guía del Peregrino de Santiago de Compostela, está recogida en un precioso documento: El Códice Calixtino. A esta Guía del Peregrino, es obligado hacer continua referencia siempre que se habla del antiguo Camino Francés.

Estampa del peregrino...

Buen calzado, ropa corta y esclavina. Bastón para apoyo y defensa. Calabaza para el agua o el vino. Un pequeño saco y un sombrero de ala ancha. Todo ello configura la típica estampa del peregrino desde la Edad Media. La concha de “vieira”, que ya aparece en los caminantes de la mitología pagana, es el principal recuerdo que traen los peregrinos de Galicia, en cuyas costas abunda este molusco. Luego se cose al sombrero, al saco y a la esclavina, hasta convertirse en el emblema y en salvoconducto del peregrino.

El peregrino o el viajante moderno (no motorizado), que recorre el camino, no suele portar el atuendo clásico, pero algo le distingue del simple caminante cuando baja el puerto de Poio, por Triacastela, o atraviesa la montaña de Arzúa y Melide. Antes era por cumplimiento de un voto, para librarse de una penitencia, para cumplir el deseo de un difunto, incluso por imposición judicial. Hoy es más frecuente hacerlo para revivir nuestro pasado, descubrir nuestra cultura y nuestra historia, admirar la armonía del románico o, simplemente, para recrearse en la contemplación de los paisajes de Terras de Santiago

Haciendo el Camino...

El viajero moderno que recorre las carreteras del norte español desde los Pirineos a Galicia, encuentra con frecuencia el letrero de: Camino de Santiago, acompañado del número de kilómetros que le separan de Santiago de Compostela. Las indicaciones están pensadas para los que viajan en turismo y están colocadas en las rutas más próximas al primitivo camino. Las sucesivas modernizaciones de la red viaria, desde los antiguos caminos reales a las carreteras nacionales o autopistas modernas, han borrado en muchos trechos el camino que hollaron durante siglos los peregrinos. Pero algunas veces las actuales carreteras no siguen exactamente el Camino medieval. Es entonces cuando los practicantes del “turismo lento”, a pie, a caballo o en bicicleta, pueden rastrear el primitivo trazado. Este trazado original conserva en muchos trayectos el empedrado, los hitos del camino, los antiguos hospitales, las ermitas-refugio, las fuentes, las cruces, los antiguos puentes...

Compárteme en...

Mi viaje

A miña viaxe

Preparando el viaje...

Almacena toda la información necesaria para organizar tu viaje: museos, monumentos, lugares de interés, alojamentos, restaurantes...

Una vez lo hagas, podrás ver el plano de tu ruta, guardar información en PDF o exportar tus localizaciones en GPS

Durante el viaje...

Ya estás disfrutando de Galicia, aquí podrás consultar el plano de tu ruta, guardar información en PDF o exportar tus localizaciones en GPS

Si dispones de un móvil con GPS poderás ver a tu situación en el mapa.

Después del viaje

Ahora que estás de vuelta, podrás anotar que te pareció lo que visitaste, y también marcar aquello que no pudiste ver, ¡ para no olvidarte en la próxima!

Entrar
Xunta de Galicia Turismo de Galicia

© 2013 Turismo de Galicia | Todos los derechos reservados
Política de privacidad | Contacto | Accesibilidad

Arriba