Turgalicia Turismo de Galicia

Xunta de Galicia
Inicio > Disfruta de estas... experiencias > Camino de Santiago > Las rutas > Añadir a "Mi viaje"

Más historias...

  • Marta Pomati...

    Marta Pomati...

    “Esta vez camino sola y no estoy bien físicamente, por eso me está costando mucho hacer el Camino...”

  • Roger Dubief y Lucie

    Roger Dubief y Lucie...

    “El Camino de Santiago es una experiencia particular por lo que somos, no por lo que hacemos en la vida...”

  • David Kurten

    David Kurten...

    "Cuando camino cuatro o cinco días, solamente con mi mochila, siento la paz y el silencio de la naturaleza..."

  • Gabriela Ayestarán, Pilar Miranda y Andrea Torroba

    Gabriela Ayestarán, Pilar Miranda y Andrea Torroba

    "“En el Camino aprendes mucho y te permite distanciarte de la vida de siempre. El ambiente es increíble..."

  • Darvy Scott

    Darvy Scott

    “Haciendo el Camino encontré una paz interior, que sale hacia fuera, y te das cuenta de que estás completamente de acuerdo con lo que estás haciendo...”

  • Adela González, Fernando Piedrafita y Fernandito

    Adela González, Fernando Piedrafita y Fernandito

    “Cuando llegas a Santiago estás feliz por haber llegado, pero te da pena porque has acabado...”

  • Carlos Calafell Brucart y Carlos

    Carlos Calafell Brucart y Carlos

    "Y la primera vez que lo hice me di cuenta de lo que una persona es capaz de hacer si te esfuerzas..."

  • Joaquín Ibáñez

    Joaquín Ibáñez

    “Tengo 60 años, el cansancio hace mella y sufro de los pies, y quizá soy un poco inconstante, así que me propongo siempre acabar el Camino...”

  • Lidia Cuasés y Antonia Campos

    Lidia Cuasés y Antonia Campos

    "Antonia me animó, me picó la curiosidad y he venido a ver. Mi intención es meditar, pero no es fácil..."

  • Lola y Javier

    Lola y Javier

    “Esta vez ha sido una oportunidad para conocerla mejor a Lola. Vivir una experiencia no al límite, pero de una cierta dureza..."

  • David Domínguez

    David Domínguez

    “Hay momentos muy duros también. El año pasado se me estropeó la bici tres veces, y no me faltó nada para abandonar..."

  • Marie Danielle y Marie Pierre

    Marie Danielle y Marie Pierre

    "El Camino es una experiencia de sencillez y alegría, la comunión con la Naturaleza y con todas las caras o seres que viven en mi corazón...”

Camino de Santiago...

Llegada a Santiago

Hoy, cuando el viajero, peregrino o turista, llega a Compostela y alza la vista delante de la fachada del Obradoiro, sólo puede decir: “Ha valido la pena”. Nunca una frase tan sencilla puede decir tanto. La ciudad de Santiago ofrece un conjunto monumental inigualable. Sus monasterios, templos, palacios, calles antiguas y construcciones populares típicas, unidos a su significado espiritual y cultural, le han merecido su inclusión dentro del Patrimonio de la Humanidad.

Ampliar

La historia de Santiago comienza a principios del s. IX, cuando el obispo de Iria, Teodomiro, comprueba el descubrimiento del sepulcro del Apóstol Santiago en una aldea, San Fiz de Solovio, que acabaría tranformándose en la ciudad de Compostela. La noticia del descubrimiento se extiende rápidamente por toda la cristiandad, amenazada por el peligro de las invasiones islámicas. Sobre el sepulcro del Apóstol se construye una gran basílica y un continuo flujo y reflujo de viajeros y peregrinos se establece entre Santiago y el resto de Europa. Circula la fe, la cultura, el comercio y la política.

Cuatro magníficas plazas se abren delante de las cuatro puertas de la basílica. La principal recibió el nombre de Obradoiro por haber tenido durante casi diez años, de 1738 a 1747, el “obradoiro” (taller) donde se labraron las piedras de la fachada barroca, que levantó el arquitecto gallego Fernando de Casas e Novoa en sustitución de la primitiva románica. Las torres alcanzan una altura de 74 metros. A su costado se conserva el Palacio de Gelmírez, construido en el siglo XII, al mismo tiempo que la primitiva catedral románica. La residencia de los canónigos, en el lado opuesto, alberga en la actualidad el Museo Catedralicio.

Otros tres edificios, de diversas épocas y estilos, cierran la plaza. El Colegio de San Xerome, fundado por el obispo Fonseca, con una portada románico-ojival. El Palacio de Raxoi, de estilo neoclásico del XVIII, se construyó para seminario de confesores, residencia de niños de coro de la catedral y casa consistorial de la ciudad. Y el Hospital Real, mandado construir por los Reyes Católicos para acoger a peregrinos y enfermos es un hermoso ejemplar de estilo plateresco, poco frecuente en Galicia, actualmente convertido en Parador de Turismo.

La plaza de la Acibechería es la primera que encuentra el viajero al entrar en Santiago por el Camino Francés. Esta fachada de la Catedral era conocida como Puerta del Paraíso, pero en el siglo XVIII fue sustituida por la actual, de estilo neoclásico, y recibió el nombre de Acibechería. El arte de la azabachería, estrechamente ligado a la Peregrinación, floreció en Santiago desde el siglo XV. En esta plaza estaban los talleres y los puestos de venta.

En el lado opuesto, la puerta del brazo meridional del crucero conserva toda la rica iconografía románica de la época gloriosa de Compostela. Es la puerta de las Praterías. A su costado se alza la Torre del Reloj, o la “Berenguela”, de estilo barroco, como los demás edificios que rodean esta plaza. Detrás de la catedral se extiende la amplia plaza de la Quintana. La Puerta Santa, que da a esta plaza, sólo se abre el Año Santo Compostelano, cuando la fiesta del Apóstol, 25 de julio, coincide en domingo.

Los edificios, torres y fachadas, que se fueron añadiendo a lo largo de los siglos, ocultan la gran catedral románica, comenzada a construir el año 1075 por disposición del obispo Diego Peláez. El Pórtico de la Gloria, con sus doscientas figuras maravillosamente talladas, constituye una de las más valiosas obras del arte románico universal. La nave principal es un modelo de armonía, sobriedad y grandiosidad. En la del crucero, contemplamos un espectáculo insólito: un gigantesco incensario, el “Botafumeiro”, de metro y medio de altura y cincuenta kilos de peso, oscila de extremo a extremo de la nave transversal en las grandes solemnidades. La ceremonia es tan antigua como la misma catedral y está descrita en la Guía del Peregrino de Aymeric Picaud del siglo XII. En la cabecera, con hermosa girola en la que se abren diez capillas absidales, un abigarrado altar barroco rodea la imagen románica del Apóstol, al que se da el ritual abrazo. Bajo el altar se halla la cripta con el arca, donde se conservan los restos mortales de Santiago.

Antes de recorrer el entrañable y sugerente entramado del núcleo urbano que rodea la catedral, con sus monumentos religiosos y civiles, recogeremos la “Compostela”, documento que certifica la peregrinación. Sólo se concede a los que documentalmente prueban su venida a Santiago a pie o a caballo desde más de 100 kilómetros de distancia, más de 200 en bicicleta, con espíritu de piedad o inquietud espiritual. Se entrega en la Casa do Deán, núm. 1 de la Rúa do Vilar, edificio barroco que es también lugar de acogida de peregrinos.

Compárteme en...

Mi viaje

A miña viaxe

Preparando el viaje...

Almacena toda la información necesaria para organizar tu viaje: museos, monumentos, lugares de interés, alojamentos, restaurantes...

Una vez lo hagas, podrás ver el plano de tu ruta, guardar información en PDF o exportar tus localizaciones en GPS

Durante el viaje...

Ya estás disfrutando de Galicia, aquí podrás consultar el plano de tu ruta, guardar información en PDF o exportar tus localizaciones en GPS

Si dispones de un móvil con GPS poderás ver a tu situación en el mapa.

Después del viaje

Ahora que estás de vuelta, podrás anotar que te pareció lo que visitaste, y también marcar aquello que no pudiste ver, ¡ para no olvidarte en la próxima!

Entrar
Xunta de Galicia Turismo de Galicia

© 2013 Turismo de Galicia | Todos los derechos reservados
Política de privacidad | Contacto | Accesibilidad

Arriba