Ciudad curtida en mil batallas, Ferrol es una sabia mezcla de cultura, elegancia urbana y poderío militar.

Para entrar en ambiente, un paseo por el Barrio de la Magdalena, trazado exactamente como una tableta de chocolate siguiendo el racionalismo de la Ilustración, y con maravillosos edificios modernistas como el Teatro Jofre.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Si te gusta la historia naval, el Castillo de San Felipe, las Fortalezas y en especial, el Arsenal. Construido en el siglo XVIII bajo los aires de la Ilustración, el Arsenal es un complejo de obras hidráulicas y edificios único en Europa, entre los que se incluye el Museo Naval, visita obligada y muy entretenida.

Pero además Ferrol guarda sorpresas como su  Semana Santa, la más antigua y espectacular de toda Galicia... Y un gusto por la buena mesa que se refleja en sus mercados, pastelerías y cafés. Como dijo Napoleón:  "¡Un brindis por los valientes ferrolanos!"

Destacado

Una experiencia que el viajero no debe dejar de vivir es la visita al Castillo de San Felipe, que nos evocará épocas pasadas y la importancia que el elemento militar tuvo en la construcción y desarrollo de la ciudad.

Fortaleza en las afueras de la ciudad, a orilla del mar, en la boca de la ría. Ofrece hermosas y estratégicas vistas de la ciudad y una panorámica muy amplia de la ría.

Sus orígenes se encuentran hacia 1589, cuando la ciudad fue visitada por el monarca Felipe II y sus ingenieros militares. En 1732, bajo la dirección de La Ferrière, se realizan obras de ampliación, terminadas en 1775.

Ruta recomendada

Una oportunidad perfecta para conocer una ciudad del siglo XVIII diferente al resto de las ciudades gallegas. La ruta se puede hacer a pie y sin grandes prisas en una mañana.

Comienzo... 

Saldremos del puerto, muy cerca del muelle de Curuxeiras, trazado a mediados del siglo XVIII, en el que podemos apreciar las características de la ingeniería militar de la época, funcionalidad y geometría de líneas de gran sobriedad. Desde este punto nos encaminamos por el atractivo Paseo da Mariña hacia la calle Espírito Santo y a la Praza Vella, en las que hay que destacar las viviendas tradicionales donde sobresalen las galerías, tan características de las urbes gallegas. Estamos en el Ferrol Vello, anterior al despegue urbano del s. XVIII con una fuerte irregularidad en el trazado de las calles. Desde la Praza Vella nos acercamos a la Puerta del Parque (s. XIX), que comunica esta zona más antigua de la ciudad con el Arsenal, impresionante complejo militar construido hacia 1750 según planos de Julián Sánchez Bort.

Por el Arsenal...

Dentro de este recinto podremos hacernos una idea de la gran importancia que la Armada tuvo en la construcción de la ciudad. Debemos fijarnos en la plaza porticada rectangular que comunica con la dársena; en la Sala de Armas, cerrada por el norte por el Cuartel de Instrucción; en el Dique del Sino o de la Campana (s. XIX); en el edificio de las Ferrerías, que acoge de manera permanente la Exposición Nacional de Construcción Naval; en el Museo Naval y en la Biblioteca de la Zona Marítima del Cantábrico, instalados en la antigua cárcel de San Campio. Una vez que completemos el recorrido, abandonaremos el recinto a través de la Porta do Dique, de la misma época, en la que aparece un hermoso escudo de armas de Carlos III.

Del Teatro Jofre al edificio del Goberno Militar...

Desembocamos así en la plaza de Galicia, en el Teatro Jofre, edificio modernista de gran orgullo para los ferrolanos, construido en el tercer cuarto del siglo XIX, de arquitectura muy atractiva y con una interesante programación cultural y artística. En la parte posterior al Teatro (en la calle de A Coruña) aparece la sobria Concatedral de San Julián, neoclásica del segundo tercio del s. XVIII, con interesantes tallas y pinturas en su interior. Una vez terminada la visita nos encaminamos por la Calle Iglesia a la Alameda de Suances y a la plaza de la Constitución, uno de los espacios verdes más amplios y acogedores de la ciudad, donde podremos descansar un poco y admirar el edificio del Gobierno Militar, también del s. XVIII, originariamente prisión municipal y hoy sede de la Fundación Caixa Galicia.

Por el barrio de Esteiro...

La Alameda de Suances y el Cantón de Molíns son los restos de un amplio y concurrido paseo que en ese mismo siglo iba del puerto al barrio de Esteiro. Seguimos el recorrido que llevaba ese antiguo paseo y continuamos por la calle Pardo Baixo hasta la elegante Iglesia neoclásica de las Angustias, de mediados del s. XVIII, surgida cómo parroquia castrense. Desde este lugar tomamos la calle Taxonera, donde podemos echar un vistazo a la meritoria puerta de entrada a los actuales astilleros Navantia (mediados s. XX), encaminándonos luego hacia el Cuartel de Dolores, obra de mediados del s. XVIII situada en el vértice sur del barrio de Esteiro, y que es base del Tercio Norte de Infantería de Marina. Por uno de sus laterales se accede al Arco de Fontelonga, único vestigio recién restaurado, de las tres entradas que por mar existían a la antigua ciudad amurallada. Siguiendo camino hacia el norte, cerca de la plaza de Ferrándiz encontramos la antigua Porta do Estaleiro, neoclásica.

En el Campus Universitario...

Estamos muy cerca del campus universitario. Una institución muy valorada en la ciudad por el dinamismo reciente que introdujo, tanto en el urbanismo cómo en el campo económico y social. El campus está situado en el que fue el antiguo Hospital de Marina, del s. XVIII. Al lado del mismo se encuentra la Casa do Patín, del mismo período, que en la actualidad es sede de la Biblioteca Universitaria.

En el barrio de la Magdalena...

Iniciamos el regreso hacia el centro atravesando la interesante Calle Carlos III, la única que queda del antiguo barrio de Esteiro, creado en el FERROL 25 siglo XVIII para los obreros que construyeron el Arsenal y derrumbado en la década de 1970. Continuamos por Espoz y Mina, San Amaro y plaza del Callao para desembocar en el barrio de la Magdalena, conjunto históricoartístico y emblema de la ciudad, pues es una intervención urbanística completa siguiendo las directrices de la arquitectura geométrico-racionalista del siglo XVIII. Una joya urbanística erigida según los planos aprobados por Carlos III en 1761, con una morfología cuadrangular, sólo interrumpida por las Prazas de Amboaxe y Armas.

Cruzamos el barrio siguiendo el trazado rectilíneo de la calle Magdalena, con buenos ejemplos de la arquitectura civil de la época, como el Ateneo Ferrolán, y abundantes edificios con galerías. Seguimos la calle Méndez Núñez que nos lleva a la Plaza de Amboaxe, que es la que mejor conserva la fisonomía original. Continuamos por la calle Real hasta el edificio de la Capitanía Marítima, donde se encuentran los  jardines de Herrera, el Obelisco de Churruca y la iglesia neoclásica de San Francisco. Desde este lugar se tiene una de las mejores vistas de la ciudad y de la ría. La visita nocturna de este barrio es especialmente bonita, pues la lograda iluminación, las calles rectas, los edificios más significativos resaltados, nos evocan aires de otra época. Tan sólo nos resta ya encaminarnos de nuevo al Ferrol Vello y terminar nuestra visita en el Baluarte de San Juan, resto de la antigua muralla, que nos ofrece una nueva y realmente agradable vista sobre el puerto y la ría de Ferrol.

Dónde comer

Aunque la oferta es variada, la mejor área culinaria es el barrio de la Magdalena, fundamentalmente en las cercanías de las calles María y Sol. La calle Sol es más de tapas, con numerosos locales donde los más típicos nos ofrecen la rica gastronomía local, fundamentalmente pescadora.

No perderse

  • DÍA DE SAN JULIÁN
    7 de enero, patrón de la ciudad, ese día se ofrece una degustación gratuita de arroz con leche, que es el postre típico ferrolano.
  • NOITE DAS PEPITAS
    Se celebra el 18 de marzo. Se dedica a ensalzar la figura femenina a través de la música. En la plaza de Amboaxe las mujeres ferrolanas (“las pepitas”) son cortejadas por las rondas y corales polifónicas, que hacen distintas jornadas yendo a cantar al pie de la ventana de alguna mujer.
  • FIESTAS DE VERANO
    Primera quincena de agosto. Típicas fiestas de verano con conciertos y otra serie de actos. Acaban (con un salto de quince días) el 31 de agosto con una sesión pirotécnica en homenaje a D. Ramón Plá, marqués de Amboage.
  • BATALLA DE BRIÓN
    El domingo más cerca del 25 de agosto. Se conmemora la derrota de las tropas inglesas que intentaron tomar la ciudad en el año 1800, repelidas por las fuerzas de la ciudad y los vecinos en los montes de Brión.
  • Recorrido por una ruta de senderismo de 12 Km y actos junto al Castillo de San Felipe y al monumento de los héroes de Brión.
  • SEMANA SANTA
    La más singular de Galicia, declarada de Interés Turístico Nacional. Fechas variables. Paralelamente a las procesiones se realizan otros actos relacionados con la propia Semana Santa (exposiciones, música sacra, etc.)..
Arriba