Adentrándose en el mar para separar las aguas del Atlántico de las del Cantábrico, Estaca de Bares es el punto más septentrional de toda la península ibérica.

Está 400 km más al norte que Nueva York, pero por este lado del Atlántico pasa la cálida corriente del Golfo. Así que estas aguas no se congelan... pero viven en constante agitación, porque en Estaca de Bares el mar es el hijo del viento.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Desde este promontorio gris, verde e imponente se domina una vista espectacular. Estaca de Bares es uno de los mejores puntos de observación de aves de Europa, de hecho cuenta con una estación ornitológica permanente. Miles y miles de aves pasan por aquí cada año, en especial de septiembre a diciembre, por lo que para especialistas y aficionados de todo el mundo este es el paraíso.

La mirada del norte

Latitud 43º 47′ 23.6″ N, longitud 7º 41′ 17.9″W.

En la carta de presentación de la punta Estaca de Bares siempre se incluyen sus coordenadas como punto más septentrional de la península Ibérica y, además, divisoria geográfica entre el océano Atlántico y el mar Cantábrico. Este enclave ya había sido declarado Sitio Natural de Interés Nacional en los tiempos de la II República.

A esta situación estratégica debe gran parte de su fama internacional como paso obligado para cientos demiles de aves. A este punto conducen varias rutas migratorias de especies marinas y terrestres procedentes del Atlántico, el Mediterráneo y el Ártico. Las valoraciones más optimistas alcanzan cifras que exceden los dos millones y medio de ejemplares volando hacia el oeste los que por aquí pasan. Es el lugar ideal para observar no sólo aves como, por ejemplo, el alcatraz común, sino también cetáceos en aguas próximas.

Además del faro, existe unmirador en el antiguo semáforo de la Marina, convertido en la actualidad en un hotel de naturaleza. Desde allí podemos ver los restos de la base de control marítimo sobre los acantilados al lado de la cual se cuelgan en vértigo una sucesión de molinos que forman un conjunto que nos trae imágenes de tierra más al norte. Con todo la intervención humana más antigua es el muelle prerromano de Bares (Mañón). El espacio protegido abarca también la costa de Loiba (Ortigueira) cuyos gigantes acantilados protegen alguna de las playasmás solitarias de Galicia debido a su difícil acceso. La fuerza delmar explica el curioso sistema de amarre de las lanchas que en esta zona se sostienen en las laderas por roldanas para evitar que las lleve la pleamar.

Muy próximo al espacio protegido vale a pena acercarnos a la villa marinera de Porto do Barqueiro y a la estampa idílica del río Sor en su desembocadura.

Datos de interés

Situación
Extremo norte de la provincia de A Coruña, ayuntamientos de Ortigueira y Mañón.

Superficie
935,79 ha.

Acceso
Por la carretera AC-862 (Ferrol-Viveiro) hasta la ría de O Barqueiro y desvío hacia el puerto de Bares, por la AC-100.

Servicios

  • Alojamiento: Sí.
  • Comer: Sí.

Equipamientos
Estación Ornitológica de Estaca de Bares (lugar de Muíños, parroquia de Bares).

Xunta de Galicia

© 2016 Turismo de Galicia | Todos los derechos reservados
Política de privacidad | Contacto | Accesibilidad

Galicia
Arriba