RÍA DE VIGO

Rías y playas
402

Localización

Coordenadas:
42º 14' 02.2" N - 8º 43' 37.0" W

Descripción

La Ría de Vigo se estira de sudoeste a nordeste, a modo de lanza marina que se va estrechando a medida que caminamos hacia el interior. Presenta, sin embargo, una acusada diferencia respecto a otras rías del sur de Galicia. Mientras que las de Muros, Arousa o Pontevedra se estrechan en su fondo, la de Vigo lo hace en Rande para volverse a abrir de nuevo formando la Ensenada de San Simón con la isla de su nombre unida a tierra durante la bajamar por una flecha arenosa.
A la entrada de la ría de Vigo, a modo de tres naves pétreas varadas en el océano, se encuentran las Illas Cíes que, junto a las Illas de Ons, a la Illa de Sálvora, y la Illa de Cortegada, forman el Parque Nacional de las Islas Atlánticas.

Las Cíes presentan formas diferenciadas de oeste a este. Hacia poniente aparece una línea de costa brava, inaccesible, con impresionantes acantilados en los que se han abierto numerosos entrantes y cuevas -furnas- en los que anida una gran cantidad de fauna. Por el contrario hacia el interior de la ría el relieve es más suave, las pendientes son menores y ello ha propiciado la génesis de hermosas playas en las que mezcla la arena con los restos de conchas. Es precisamente en este sector protegido en donde se pueden admirar interesantes muestras de la flora atlántica destacando la camariña.
Las Cíes, a las que puede acceder desde Vigo un número limitado de personas, no sólo destacan por su interés natural, sino que, en cierta medida, protegen a la ría de los tormentosos temporales atlánticos permitiendo que numerosas bateas -viveros de mejillones- pueblen sus aguas.
La Ría de Vigo, debido a su privilegiado emplazamiento, cobija no sólo la ciudad que le da nombre, uno de los mejores puertos de Europa sino otros lugares que atesoran una larga historia; no se puede olvidar que la ría fue eje comercial desde los tiempos prehistóricos.

Decía el viajero G. Borrow que Vigo era la feliz combinación de una bahía "que no tiene comparación en el mundo". El desarrollo sufrido a partir de finales del siglo diecinueve trajo consigo la génesis de una amplia infraestructura industrial marítima -astilleros, fábricas de conserva, puerto pesquero, etc.- que la convirtió en la más poblada de Galicia. Cuenta con espléndidos parques, museos -contemporáneo, del mar, zoológico...- y playas. Conserva el pequeño y marinero casco viejo de O Berbés, en vias de rehabilitación y el parque de Castrelos que es, sin duda, el más hermoso parque urbano de Galicia. En este recinto está enclavado el Pazo Museo de Quiñones de León, hoy Museo Municipal.
En el margen sur de la ría de Vigo se abre la ensenada de Baiona en la que desemboca el río Miñor. En sus extremos se hallan los puertos de Panxón y Baiona, enlazados por los arenales de A Ramallosa y Praia América. En Baiona, hoy centro turístico de primer orden, durante varias centurias se concentró el comercio hasta que se produjo el desarrollo espectacular de Vigo. Fue centro mercantil muy importante durante la Edad Media y sigue siendo uno de los refugios más conocidos y frecuentados por las embarcaciones que bordean el litoral de Galicia.

En marzo de 1493 arribó a la villa la carabela La Pinta, al mando de Pinzón y pilotada por el pontevedrés Sarmiento. En su interior hay bellas iglesias, destacando la antigua colegiata.
En el margen septentrional de la ría, se emplaza Cangas, una villa de fuerte impulso económico que todavía conserva el tipismo tradicional de sus calles y viejas costumbres lo mismo que Moaña, otra hermosa estampa marinera.
Hacia el nordeste, la ría se estrecha en Rande donde es atravesada por la autopista que une Vigo con el norte de Galicia gracias a un espectacular puente atirantado, a modo de gran batea, que se funde armoniosamente con las que cubren la superficie marina de su entorno. Al traspasar Rande nos encontramos con Redondela, villa marcada por el ferrocarril y sus puentes de hierro.
Y, al fondo de la ría, se asientan Ponte Sampaio, nombre de resonancias liberadoras -por la batalla que acabó con el dominio francés en 1809- y Arcade, en su tiempo uno de los viveros de ostras de mayor importancia en Europa.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.
Última actualización: 07/03/2017
Arriba