RÍA DE PONTEVEDRA

Rías y playas
189

Localización

Coordenadas:
42º 24' 58.1" N - 8º 41' 04.2" W

Descripción

La Ria de Pontevedra se abre entre la Punta de Cabicastro, situada al oeste de la Playa de Canelas, al norte, y la Punta Centoleira, al sur. Su vértice más oriental es más difícil de marcar, debido a la desembocadura del río Lérez, pero podemos situarlo en la ciudad de Pontevedra, en donde el río se une al mar, a unos 14 km de la boca de la ría cuya forma es la de otra cuña perfecta de agua marina que se incrusta en el continente siguiendo la dirección sudoeste-nordeste.
Relativamente cerca de la costa, en la entrada de la Ría de Pontevedra, se emplazan las Illas de Ons que fueron habitadas desde la antigüedad. De formas más suaves que las Cíes, las Ons presentan igual que aquellas un perfil litoral contrastado, menos abrupto hacia el interior de la ría mientras que dominan los acantilados hacia el oeste, en los que de nuevo encontramos furnas como la espectacular Cova do Inferno. Y, al igual que en Cíes, en Ons la fauna encuentra un lugar privilegiado. Pero en las Ons la presencia humana ha sido históricamente mayor habiendo estado habitada hasta los años cincuenta del siglo veinte. Actualmente la mayor parte de la población vive en la isla únicamente en verano.

En la ría de Pontevedra y en sus riberas, el arte y la historia se combinan para placer del viajero. En sus márgenes se emplazan ciudades hermosas como Pontevedra; monasterios, como el de Poio o, un poco más alejado, Armenteira; villas como las de Marín, que combina su destino militar con la pesca, o Bueu, claramente pesquera y marisquera; centros turísticos y residenciales como Sanxenxo, Portonovo o San Vicente de O Grove; pueblos pintorescos como Aldán -emplazado en el fondo de su pequeña ensenada, apéndice de la de Pontevedra-, Rax., Combarro o Mogor.

Pontevedra, la capital provincial, es una ciudad equilibrada, sin gigantismos urbanísticos que combina el encanto del pasado en su amplia parte antigua felizmente respetada con el desarrollo actual.
En su interior aparecen bellas iglesias como las ruinas de Santo Domingo, San Francisco, Santa María la Mayor, A Peregrina y un Museo Provincial que, posiblemente, sea el más visitado de Galicia por la riqueza de sus fondos. Pontevedra fue la patria de grandes marineros (Sarmiento, Nodales, etc.) que descubrieron tierras para España.
Muy cerca se encuentra Marín, una villa moderna, con apenas vestigios del pasado. Desde la cima del monte situado a sus espaldas se encuentra un mirador que permite contemplar las rías de Vigo y Pontevedra.
La riqueza en arenales es grande dentro de la ría destacando por su importancia turística Sanxenxo cuya población se multiplica en verano. Las nuevas construcciones, sin embargo, barrieron los restos de la antigua población. Todo es moderno.

Todo lo contrario ocurrió en la Playa de A Lanzada, un arenal de más de 4 km perteneciente a los ayuntamientos de O Grove y Sanxenxo, en donde la regenaración del sistema dunar ha propiciado la pervivencia de una de las playas más visitadas en Galicia. Asociada a ella aparecen bellas leyendas como la de los baños de "nove olas" para hallar pareja o asegurar descendencia. Y, en sus bordes aparecen la Ermita de Santa María da Lanzada y la Torre da Lanzada posible resto de antiguo faro.
Más hacia el oeste se emplaza O Grove, una villa que ha hecho de la gastronomía marinera un culto que se puede "practicar" en las diferentes tascas, tabernas y restaurantes que ofrecen los más exquisitos mariscos y pescados.
Y, a modo de apéndice, se emplaza la Illa da Toxa, un espléndido recinto que cuenta con magníficas instalaciones hoteleras, construidas a principio de siglo. En las noches de A Toxa decía Alvaro Cunqueiro que hay "un silencio extraño y consolado, solamente turbado por el viento de los pinos o por el mar que canta en la vecina Lanzada".

Última actualización: 06/03/2017
Arriba