Esta Semana Santa, también “Quiero Galicia"

Dos localidades galegas alcanzaron la distinción de Fiesta de Interés Turístico Internacional para su Semana Santa: la Semana Santa de Viveiro y la Semana Santa de Ferrol. Además puedes disfrutar de tres Fiestas de Galicia de Interés Turístico: la Fiesta del Santísimo Cristo de Fisterra, la Semana Santa de Cangas y la Semana Santa de Paradela (Meis).

Para descansar, para disfrutar de sus tradiciones, para comer bien, para perderte en sus espacios naturales y para sentirte tan acogido como en casa. Participa este año en nuestras celebraciones de interés turístico y descubre la variedade de nuestra oferta de alojamientos.

Semana Santa de Viveiro

Numerosos pasos, algunos de ellos articulados y de gran interese artístico, protagonizan las solemnes procesiones de Semana Santa de Viveiro, en las que cofradías y Hermandades llenan de religiosidad y ambiente íntimo la calles de la localidad. Eucaristías, vía crucis, tamborradas… preceden a los días grandes. Los actos más llamativos comienzan el Jueves Santo, con la procesión de la Última Cena –el paso de la Cena fue creado en 1808 por un artesano que tomó a marineros del vecino puerto de San Cibrao como modelos para las figuras de los Apóstoles– y del Prendimiento, organizada por la Hermandad del Prendimiento, muy llamativo por sus túnicas y capuchas de colores roja y blanca. El Viernes Santo por la mañana tiene lugar la procesión del Encuentro, otra emocionante ceremonia en la que participan, junto al Cristo que cae, las tallas de la Dolorosa, San Juan y la Verónica, y que es seguida por la multitud desde los balcones y las calles con creciente interés. Por la tarde, tras el Desenclavo se celebra la procesión del Santo Entierro, la más lujosa de todas, con los portadores ataviados con negra ropa talar de larga cola y un gran capuchón con antifaz.

Semana Santa de Ferrol

Desde el Domingo de Ramos hasta el de Resurrección, se suceden sin parar las procesiones que rememoran la Pasión, Muerte y Resurrección de Jesús. Las calles de Ferrol se llenan de fervor religioso y bullicio, en torno a los pasos de sus cinco cofradías, herederas de una tradición secular y de un espíritu de hondo calado popular que resiste a los cambios sociales y generacionales. Vistosas, multitudinarias, emotivas y solemnes, destacan entre todas ellas las del Viernes Santo: por la mañana, el Santo Encuentro, en la plaza de Amboage; por la tarde, la del Santo Entierro, de marcado carácter litúrgico, en la que se lleva la Santa Urna, toda una reliquia de la Semana Santa ferrolana y, por la noche, la estremecedora procesión de los Caladiños, que recorre la calles del casco histórico de la Magdalena, con los pasos de San Juan, Cruz Sudario y la Virgen de los Dolores, y se retira de madrugada, tras el tradicional canto de la Salve.

Semana Santa de Cangas

La más solemne manifestación de religiosidad en torno a la Pasión de Cristo que tiene lugar en la provincia de Pontevedra son las procesiones de Semana Santa de Cangas, que cuentan con pasos de gran valor histórico-artístico e imágenes articuladas, como la del Nazareno de la procesión del Santo Encuentro o el Cristo de la ceremonia del Descendimiento, que les dan a los actos un emotivo realismo. Las celebraciones religiosas comienzan ya el Viernes de Pasión, con la festividad de Santísima Virgen de los Dolores (fiesta local). Muy vistosa es la procesión del Jueves Santo, con el Paso de la Mesa, que representa la Última Cena, con productos naturales, el de la Oración en el Huerto y el de la Flagelación, un hermoso conjunto artístico al que sigue bajo palio, cerrando la procesión, la Virgen de los Dolores. El Viernes Santo sale por la mañana la procesión de la Negación de San Pedro, notable por la afluencia de gente joven, que lleva la imagen de San Pedro alrededor de los jardines de J. Félix Soage Villarino, y participa al final de una gran chocolatada. Al mediodía, el centro de la localidad se llena de gente que acude a la procesión del Santo Encuentro. A medida que se va relatando el pasaje histórico de la subida al monte Calvario, van apareciendo las imágenes de sus protagonistas: San Juan, la Verónica, María Magdalena, María Cleofás, María Salomé y la Virgen de los Dolores. El Nazareno, acompañado del Cirineo y de soldados romanos, cae tres veces gracias a un sistema de articulación.

Festas do Santísimo Cristo, en Fisterra

Las fiestas del Santo Cristo de Fisterra tienen lugar en los días de Semana Santa, con escenificaciones de la Pasión de Cristo por parte de un grupo de vecinos de la villa que son seguidos por millares de feligreses, en los alrededores de la iglesia de Santa María das Areas, en la carretera que sube al faro. La más importante de ellas es la que tiene lugar el Domingo de Resurrección. Se trata de un auto sacramental con el que se relata el momento en el que, delante del sepulcro de Cristo custodiado por los soldados romanos, un ángel notifica a las mujeres la nueva de la resurrección de Jesús. Entre las manifestaciones de gozo y alegría y los aleluyas en los que prorrumpen los millares de asistentes, suenan las campanas y la música de bandas y se lanzan cohetes y palomas al vuelo. Como colofón, se baila la “Danza de Nosa Señora das Areas”, cuyo origen data del siglo XVII.

Semana Santa de Paradela

La escenificación de la Pasión, Muerte y Resurrección de Cristo que tiene lugar en la pequeña parroquia de Santa María de Paradela (Meis, Pontevedra) sorprende gratamente por el esmero de la puesta en escena, el cuidado del vestuario y de los escenarios donde discurren los actos. La calidad de la interpretación de los actores logra transmitir al público el sentimiento profundo de la fe cristiana. Por iniciativa de la Cofradía de Semana Santa y Pascua, nacida en 1993, todos los hitos que marcan las horas previas a la muerte de Jesucristo y su posterior resurrección son cuidadosamente representados. El público participa activamente, lo que contribuye a darles aún mayor realismo a las escenas. Así, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén a lomos de un burro el Domingo de Ramos, la bendición de ramos y la procesión desde el Campo de Outeiro hasta la iglesia parroquial es la primera de una serie de escenificaciones que, alternadas con los actos litúrgicos propios de estas fechas, se suceden el Jueves Santo, el Viernes Santo, el Sábado Santo y el Domingo de Resurrección. El jueves por la noche, tras la liturgia, tiene lugar la escenificación de la Última Cena, el lavatorio de pies, el prendimiento de Jesús y su juicio ante Caifás. En la mañana del viernes, vecinos y visitantes se concentran delante del atrio de la iglesia parroquial para asistir a la escenificación del juicio de Jesús ante Poncio Pilatos y Herodes y a la flagelación, y participar a continuación en un realista y emotivo Vía Crucis hasta el Monte da Croa, donde se escenifica la crucifixión.

Arriba