Los ayuntamientos que integran este geodestino son: A Bola, Baltar, Bande, Calvos de Randín, Cartelle, Celanova, Entrimo, Gomesende, Lobeira, Lobios, Muíños, Os Blancos, Padrenda, Porqueira, Quintela de Leirado, Rairiz de Veiga, Ramirás, Sandiás, Sarreaus, Tramiras, Verea, Vilar de Barrio, Vilar de Santos y Xinzo de Limia.

Celanova es tierra de poetas como Curros Enríquez o Celso Emilio Ferreiro, sin duda inspirados por la belleza del entorno. La Plaza Mayor de Celanova está presidida por el majestuoso Monasterio de San Salvador,, una de las joyas del barroco en Galicia. En los alrededores, el castro de Castromao y Vilanova dos Infantes, villa medieval con casas señoriales alrededor de una antigua torre.

Hacia el sureste, estas tierras se funden con las de A Limia, donde se cultivan las mejores patatas de Galicia. En Xinzo de Limia celebran por todo lo alto dos grandes fiestas. Una es "O Entroido", que transcurre durante 5 domingos y es uno de los carnavales más antiguos y estrambóticos de toda España. La otra es la "Festa do Esquecemento" (Fiesta del Olvido), que conmemora el paso del río Limia por las tropas romanas. Las legiones que llegaron hasta aquí se negaban a cruzarlo creyendo que quien lo hacía perdía memoria... Hasta que Décimo Junio Bruto lo cruzó y desde la otra orilla fue llamando a cada soldado por su nombre. Así acabó con la leyenda y así empezó la fiesta.

Patrimonio

En el imaginario colectivo queda el paso por aquí de las legiones romanas. En efecto, en el Itinerario de Antonino figura la Vía XVIII o Vía Nova, que unía Braga con Astorga. Desde tierras portuguesas salva la que hoy es frontera por Portela de Home y rápidamente baja. Una parte fue reconstruida para tener una idea de cómo era entonces, justo después de la mayor concentración de miliarios que existe en Galicia.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

No tan lejos hay que ir en el tiempo para encontrar un convento emblemático: Celanova, que muestra la particularidad de que en su recinto encierra un minúsculo templo puesto bajo la advocación de San Miguel y que se encuadra en el arte prerrománico. Como prerrománica es también Santa Comba de Bande.

Por su parte, la explanada de A Limia está defendida por cuatro torres. Tres de ellas no dejan indiferente a nadie. Son: Sandiás (un ejemplo de cómo desafiar la verticalidad), A Pena (en Xinzo, dominando la parte más septentrional y en muy bueno estado) y A Forxa (ayuntamiento de Porqueira), y una más de la que quedan ruínas en lo alto de un monte que permite admirar toda esa llanura (Celme, en Rairiz de Veiga). Hace falta citar por lo menos tres fortificaciones más: el castillo de los Araúxo, en Lobios, del que solo quedan unos restos pero en un lugar que domina una panorámica espectacular; la torre de Vilanova, en Celanova, que llegó a acoger incluso las oficinas del ayuntamiento; y el inaccesible castillo de Sande (Celanova también).

 

Espacios naturales

Es fácil deducir que predominan los paisajes espectaculares en una naturaleza pura, que el hombre domesticó pero no transformó nada más que en las partes bajas. Ahí está para confirmarlo el cada vez más visitado Parque Natural de Baixa Limia-Serra do Xurés, que se prolonga hacia el norte por otro espacio protegido de nombre Baixa Limia, además de en territorio luso por el Parque Nacional da Peneda-Gerês (formando un parque transfronterizo).

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

En el Xurés, donde fue introducida nuevamente la cabra salvaje, mandan no solo las sierras altas como la de Santa Eufemia, sino también los enclaves bajos como el del río Caldo con sus aguas termales. Transfronteriza también es la Reserva de la Biosfera de Gerês-Xurés que está formada por seis ayuntamientos gallegos y otros cinco portugueses. Una minúscula vega donde todos los años recalan las cigüeñas es también Red Natura: la de Ponteliñares, ya en el ayuntamiento de Rairiz de Veiga y pegada al cauce por el que corre el Limia.

La foto no queda completa si no se cita que dos ayuntamientos, el mencionado de Rairiz de Veiga, el de A Bola y el de Vilar de Santos, forman parte de la Reserva da Biosfera Área de Allariz. Y por cierto que en este geodestino se encuentra también la cascada más alta de Galicia, el Corgo da Fecha, frente a la aldea de Torneiros (interesantes hórreos o canastros).

Fiestas y gastronomía

El Entroido (carnaval) de Xinzo de Limia (que cuenta con la declaración de Fiesta de Interés Turístico Nacional) es una cita que cada año atrae a más gente. De Interés Turístico Gallego es la Romaría da Saínza, un incruento combate ya varias veces centenario que anualmente enfrenta en esa minúscula localidad (perteneciente a Rairiz de Veiga) a moros y cristianos, con la esperada derrota de los primeros a pesar de que ocupan de partida el castillo, una pequeña y singular construcción (se celebra por la Merced, en septiembre).
 
Una fiesta de carácter etnográfico llamada Raigame tiene lugar desde hace años en la pequeña y reconstruida aldea de Vilanova, antaño la más importante de Celanova. Ese día, siempre el 17 de Mayo (coincidiendo pues con el Día das Letras Galegas), se dan cita allí no solo pulpeiras y charangas, sino y sobre todo muchos artesanos llegados de toda Galicia.

DESTACADO: Historia viva

El pequeño tesoro del geodestino Celanova-Limia se llama San Miguel de Celanova. Esta pequeña construcción se ha mantenido intacta durante más de un milenio dentro del gran monasterio gallego y es su único recuerdo de la época en la que lo regentaba el casi mítico San Rosendo. Es el único monumento altomedieval español que no ha sufrido ninguna modificación desde que se construyó en el siglo X. El pequeño oratorio cuya disposición no tiene precedentes en la arquitectura cristiana, recuerda a la disposición de los oratorios musulmanes o a la de un baño doméstico de Medina-Azahara. Otra de las joyas de esta zona es la Iglesia de Santa Comba de Bande, que constituye posiblemente el eslabón más importante que aún se conserva para poder estudiar toda la arquitectura visigoda del siglo VII.

Pero la cultura castreña también está presente en el geodestino Celanova-Limia en enclaves como el yacimiento arqueológico de Castromao pasa por ser uno de los principales referentes de la cultura de los castros del Noroeste peninsular, tanto por su larga presencia en el tiempo (al menos desde el siglo V a.C. hasta el siglo II d.C.), como por la riqueza documental que ha salido a la luz a partir de las sucesivas excavaciones e investigaciones que se han llevado a cabo en él. En Castromao han aparecido piezas tan singulares como el trisquel calado, una tábula, una figura zoomorfa y un tesorillo de monedas del siglo I, todas ellas conservadas en el Museo Arqueológico Provincial.

Arriba