A 20 min apenas de A Coruña, encontraremos una amplia lámina de agua con una sorprendente diversidad de aves: es el embalse de Abegondo-Cecebre, espacio protegido y altamente recomendable para gozar de la observación de patos, garzas, limícolas y zampullines en otoño e invierno.

Un singular oasis ornitológico

Terminado en el año 1976, este embalse regula el caudal de los ríos Mero y Barcés y permite garantizar el abastecimiento constante a la ciudad de A Coruña y su área metropolitana.

Aunque con la presa y la eventual inundación desaparecieron unas fértiles vegas fluviales, la escasa profundidad del embalse (máximo de 15 m y media de 6 m) permiter acoger en su seno una nutrida representación de aves acuáticas, sobre todo en migración e invernada. Podemos completar nuestro paseo avanzando unos kilómetros hacia la aldea de Cecebre y el vecino molino de Peiraio para observar aves ligadas al bosque de ribera y al propio río.

Las rutas
Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Itinerario en coche, alrededor del embalse de Cecebre

MEJOR ÉPOCA

De otoño a primavera

DISTANCIA

14 Km

DURACIÓN

2 horas

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Abegondo, Betanzos, Cambre

RECORRIDO

Alrededor del embalse de Cecebre

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta

  1. El trayecto se inicia en la aldea de Crendes (1), donde es posible registrar azor común y gorrión molinero y nos acercaremos al observatorio ornitológico del mismo nombre (2) desde donde tendremos las mejores perspectivas de la llamada “cola” del río Mero: allí se observan diversas anátidas, garcetas grandes, águilas pescadoras, milanos negros y limícolas.
  2. En los prados contiguos, algunas primaveras es posible escuchar la codorniz común y el escribano triguero.
  3. En dirección a Orto de Arriba (3) podemos anotar algún milano negro más y grupos de estorninos negros.
  4. Al llegar a la “cola” del río Barcés (4) es habitual el somormujo lavanco y grupos de cercetas comunes y cormoranes grandes.
  5. Desde la presa de Cecebre (5) veremos milanos negros y lavanderas cascadeñas.
  6. A continuación, tomamos un desvío a la derecha donde podremos ver espátulas comunes y concluiremos nuestro paseo más al sureste en el observatorio de Piadela desde donde es posible registrar la presencia de garcetas grandes y andarríos grandes.

Itinerario a pie o en bicicleta: Río Mero en Cela (Cambre)

MEJOR ÉPOCA

Primavera

DURACIÓN

3-4 horas en bicicleta

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Cambre

RECORRIDO

A Ponte de Cela - Paseo fluvial del río Mero - Peiraio - A Ponte de Cela

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. Desde el puente de la CP-1706 (carretera Cambre-Carral) en la parroquia de Cela (A Ponte de Cela) (1), comienza un camino adyacente a la vía férrea A Coruña-Palencia, en la orilla norte del río Mero, que pasa por las inmediaciones de O Rueiro (2). Aquí observaremos cárabo común y mosquitero ibérico.
  2. A continuación, a la altura del molino de Cela, podremos ver el abejero europeo y el mirlo-acuático europeo.
  3. El camino llega hasta las proximidades de la aldea de Canal (3), emprendiéndose el regreso tras cruzar el puente contiguo al molino de Peiraio (4), donde se registra mirlo-acuático europeo y camachuelo común. Luego atraviesa la aldea de Peiraio hacia el oeste hasta el puente de Cela.
Las aves

El embalse de Abegondo-Cecebre atrae aves tan interesantes como el águila pescadora, el somormujo lavanco, la garceta grande, el andarríos grande y el mosquitero ibérico. Diferentes anátidas, gaviotas de varias especies y cormoranes grandes completan la lista. Los observatorios ornitológicos de Piadela y Crendes nos ofrecen excelentes oportunidades para la observación y la fotografía.

Consejos y recursos
  • Llevar calzado adecuado (botas de agua o de tejidos hidrófugos) en otoño e invierno

  • Es recomendable el uso del telescopio para la observación de las aves acuáticas

  • Transitar sólo por caminos, sin invadir las fincas agrícolas

Arriba