En una zona de colinas suaves entre A Coruña y Santiago de Compostela encontraremos dos pequeños embalses con interés ornitológico: Vilagudín y Vilasenín.

Un imán para las gaviotas y los somormujos

Estas masas de agua dan una oportunidad a las aves acuáticas para prosperar en una amplia zona del corazón de la provincia de A Coruña. Podemos disfrutar de un importante número de patos, somormujos, cormoranes y gaviotas en especial en otoño e invierno. Los embalses de Vilagudín y Vilasenín datan de principios de los años 80 y están destinados al abastecimiento de agua a la población de la comarca y a la industria (central térmica de Meirama). Son también cotos de pesca intensiva.

Miles de gaviotas usan estos espejos de agua como lugar de descanso y limpieza de su plumaje fuera de la época de cría.

Las rutas
Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Ruta en coche: Presa de Vilasenín - Arcai de Abaixo

MEJOR ÉPOCA

Entre febrero y abril

DISTANCIA

20 Km

DURACIÓN

De 2 a 3 horas

DIFICULTAD

Ninguna

MUNICIPIOS

Cerceda, Ordes, Tordoia

RECORRIDO

Presa de Vilasenín - Presa de Vilagudín - Arcai de Abaixo

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Puntos clave de la ruta:

  1. Desde las inmediaciones de la Central Térmica de Meirama (1) se toma un camino al sur, bordeando la Escombrera Exterior de la mina de lignito. En esta zona podremos ver perdices rojas y aguiluchos cenizos.
  2. Siguiendo este camino durante unos dos kilómetros, se accede a la presa de Vilasenín (2), desde donde es fácil observar el somormujo lavanco, el milano negro y el mosquitero ibérico.
  3. Siguiendo por la carretera hacia el suroeste, la zona de matorral (3) puede brindar la oportunidad de detectar alcaudón dorsirrojo, curruca rabilarga y escribano cerillo.
  4. Ganando altura, llegamos a A Areosa (Danigal) desde donde, tomando una pista a la derecha después del alto (4), podemos acercarnos a una zona de concentración de miles de gaviotas, milanos negros, cuervos grandes y ocasionalmente cigüeñas blancas.
  5. Descendiendo, seguimos recto en el cruce con la AC-413 y nos aproximamos al embalse de Vilagudín por una zona de prados (5). Aquí es posible avistar aguilucho cenizo, milano negro, alcaudón dorsirrojo y cuervo grande.
  6. Una vez en la presa del embalse (6), podremos registrar somormujo lavanco y avión roquero.
  7. Tras atravesar la presa, giramos a la derecha bordeando el embalse (7) para observar mosquitero ibérico y diversas gaivotas.
  8. El camino llega a la aldea de Arcai de Abaixo (8) donde se observa escribano cerillo y, en invierno, focha común.

 

Las aves

Encontraremos sobre todo cientos de gaviotas patiamarillas y sombrías y, en número menor, reidoras, argénteas y canas. También hacen acto de presencia docenas de somormujos lavancos, además de anátidas como la cerceta común, el porrón moñudo y garza real. El milano negro, el aguilucho cenizo, el avión roquero y el mosquitero ibérico crían en la zona y, durante la migración, ocasionalmente hace su aparición el águila pescadora.

Consejos y recursos
  • Es recomendable el uso del telescopio para la observación de las aves acuáticas

  • Transitar sólo por caminos, sin invadir las fincas agrícolas.

  • Tener cuidado con el tráfico si estamos viendo aves desde la presa

Arriba