Es fácil entender por qué cientos de monjes y ermitaños escogieron los bosques de la Ribeira Sacra para levantar aquí sus monasterios: soledad, calma, silencio, naturaleza, verdes y ocres, viñedos, aguas tranquilas…

Parece el lugar ideal para apartarse del mundanal ruido, para relajarse, para rencontrarse con uno mismo y con la naturaleza. Lo sabían entonces los monjes y ahora os invitamos a descubrirlo a vosotros. 

Para ello, os proponemos tres rutas de senderismo en los que podréis disfrutar del patrimonio natural y cultural de la Ribeira Sacra a través de sus tres bosques más preciados: el bosque benedictino de Santa Cristina de Ribas de Sil (Parada de Sil), el bosque de Santo Estevo de Ribas de Sil (Nogueira de Ramuín) y el Bidueiral de Montederramo (Montederramo), que alberga uno de los bosques de abedules mejor conservados de Galicia.

A través de los Bosques de la Ribeira Sacra os colgaréis del Cañón del río Sil en sus últimos kilómetros hasta su desembocadura del gran río de Galicia, el Miño, os sorprenderán sus paisajes de bancales para el cultivo de las vides (¡recordad que estáis en las tierras del vino con Denominación de Origen Ribeira Sacra!), y descubriréis cómo conviven robles y castaños con alcornoques y madroños, muy poco habituales en Galicia.

¡Un último consejo! Si os acercáis a la Ribeira Sacra a recorrer estos bosques, no olvidéis descubrir su Patrimonio Oculto,, a través de la experiencia “Ribeira Sacra: entre viñedos y monasterios”.

El bosque que reza

Sto. Estevo de Ribas de Sil

El río Sil discurre por el fondo de un profundo valle, resguardado por un bosque de ribera en el que convive la vegetación mediterránea con los hijos naturales de las fragas gallegas. Más arriba, los restos de la ermita de San Xoán nos ofrecen un enclave de generosas vistas. Y aún más alto, emerge la figura del monasterio, insinuándose entre robles y castaños. El que fue monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil es hoy un acogedor Parador de Turismo. Brillantemente restaurado, sus habitaciones fueron las celdas de los monjes.

Abrigado por el espeso bosque, el monasterio le susurra sus secretos a la ermita de San Xoán. Escucha en silencio lo que dicen. A veces se oyen aquí palabras y rezos.

Ruta de San Estevo de Ribas de Sil
Punto de inicioTipo de rutaKmDuración estimadaDificultad en progresiónDificultad en orientación
Os Peares (A Peroxa)Circular73 h.MediaMedia
PERFIL: Senderistas ocasionales

La ruta que os proponemos en esta ocasión es circular, por lo que podréis iniciarla y terminarla en cualquiera de los puntos por los que pasa. Recomendamos tomar como punto de partida la carretera que desde Os Peares lleva a la central hidráulica de San Pedro y remonta luego el río Sil. Comenzaréis por un recorrido de unos 6 km, aún en el coche, hasta encontrar un pequeño aparcamiento y los paneles informativos de la ruta.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Para recobrar el aliento, buscad los restos de la ermita de San Xoán, y mirad a vuestro alrededor la belleza del paisaje.

Nuestro camino comienza junto al río, pero ¡que no os asuste la gran pendiente que os da la bienvenida de la ruta! El sendero asciende con una brusquedad a la que debéis responder con calma, pues pasa pronto y enseguida obtendréis recompensas muy reconfortantes. 

Dejaréis la ermita atravesando un bosque asombroso que combina bellas vistas con una gran variedad de árboles y vegetación.

Encontraréis el monasterio de Santo Estevo de Ribas de Sil a medio camino de la ruta propuesta. Al principio, será una vista velada por el arbolado, muy sugerente. A medida que os vayáis aproximando, sus formas se revelarán contundentes. Al llegar al parador, aprovechad para refrescaros en un ambiente histórico y artístico muy reconfortante.

Tras descubrir los rincones de Santo Estevo, podréis continuar vuestra experiencia por la parte alta del monasterio, ascendiendo por las escaleras que hay frente a la entrada principal. Cerca de este punto, una derivación del camino os propondrá conocer el funcionamiento de los sequeiros, las construcciones tradicionales empleadas para secar las castañas y facilitar su conservación. Es un desvío corto y ameno. ¡Merece la pena!

De nuevo en el bosque, seguiréis bajando hacia el río, donde os recibirá una pequeña cascada, llena de encanto. Finalmente, un tramo de pista asfaltada de apenas 2 Km nos devolverá al punto de partida.

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

El bosque benedictino

Sta. Cristina de Ribas de Sil

Miles de castaños tapizan la ladera sur del Cañón del río Sil. Por encima de las copas de los árboles asoma el campanario de un monasterio. En la umbría del bosque, las sombras de los troncos nos confunden, y aquí y allí se aparecen los monjes. ¿Imaginación o realidad? En este lugar especial, mágico y hermoso, los sentidos nos engañan. Estamos en la Ribeira Sacra.

El paisaje se construye aquí combinando las letras de un alfabeto para iniciados. Su lectura nos trae palabras que suenan a luz, a bosques, a viñedos, a meandros… Para empaparnos de su belleza hay que venir al menos cuatro veces al año, explorándolo con cada estación. Y hay que recorrer con calma el camino, escuchando la voz del río, el soplo alegre del viento y el discurso histórico que mora en cada de una de las piedras del monasterio.

Ruta de Santa Cristina de Ribas de Sil
Punto de inicioTipo de rutaKmDuración estimadaDificultad en progresiónDificultad en orientación
Praza do Barquillero (Parada de Sil)Circular18,106 h 15 min.AltaBaja
PERFIL: Senderistas ocasionales

En Parada de Sil tenemos una ruta compendio de todos los encantos de la Ribeira Sacra. El PR G 98, perfectamente marcado, con inicio y final en la plaza del Barquillero. Esta plaza debe su nombre a los numerosos jóvenes que emigraron de Parada de Sil hacia Madrid, donde se ganaban la vida vendiendo barquillos en sus parques y alamedas. En la plaza central del pueblo, que cuenta con una estatua en honor a estos emigrantes, vamos a situar el punto de inicio de esta ruta. Un panel informativo os facilitará toda la información relevante para que vuestra experiencia sea más completa.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

¡Para no perderse, para no perderlo!

La ruta tiene forma de “ocho”, de tal modo que podemos elegir un itinerario completo, de unos 18 km, o dos bucles, uno de 8,5 km y de unos 10 km el otro. Os recomendamos el tramo que baja hasta el monasterio de Santa Cristina, visita inexcusable en esta comarca.

Completa o en cualquiera de sus dos bucles, estamos ante uno de los mejores senderos de pequeño recorrido de Galicia. A las razones de belleza, variedad de paisajes y escenarios históricos y culturales hay que sumar una señalización por lo general bien mantenida, que facilita una experiencia de encuentro con uno de los tramos más emblemáticos de los Cañones del Sil.

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

Tras las huellas del "lobishome"

Bidueiral de Montederramo

Este bosque incrustado en la sierra de San Mamede, dentro de la provincia de Ourense, fue el centro de una historia que conmocionó a toda España en la primera mitad del S. XIX: la del “lobishome”-hombre lobo- Manuel Blanco Romasanta.

Según su leyenda, se transformaba en lobo, devorando en este lugar a sus víctimas. Tan truculento personaje fue investigado y llevado a juicio. Primero se le condenó a muerte y después la propiareina Isabel II le conmutó la pena. A partir de ese momento no se guarda información de su paradero. A día de hoy aún es posible avistar lobos en la zona, -aunque nadie haya podido reconocer en ellos a Romasanta-.

Una senda circular nos permitirá visitar esta espléndida arboleda de abedules sin dificultad, y por supuesto, sin temor a una aparición peligrosa de animales. Adentrarnos en su espesura nos proporcionará una agradable experiencia y podremos intentar sentir los misterios de su pasado.

Ruta del Bidueiral de Montederramo
Punto de inicioTipo de rutaKmDuración estimadaDificultad en progresiónDificultad en orientación
A Mogaínza (Montederramo)Circular18,576 h.BajaAlta
PERFIL: Gente con experiencia, que sabe manejar mapas y orientarse

El acceso al Bidueiral de Montederramo puede hacerse desde diferentes lugares, ya que no existen todavía rutas marcadas oficialmente. Nosotros proponemos una alternativa directa. Aún así, es preciso que os planifiquéis bien, porque se trata de una ruta larga y no tan sencilla como otras, al no estar señalizada. Os recomendamos que antes de adentraros en este bosque, visitéis la oficina de turismo de Montederramo, donde hay información sobre el bosque, posibles rutas a realizar, etc.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

La ruta comienza en la aldea de A Mogaínza. Desde aquí, tendréis que seguir unos 6 km por una pista de tierra, sólo apta para vehículos todoterreno, que nos llevará al punto de inicio de la senda circular. Os resultará imprescindible el mapa, para evitar perderos entre la gran cantidad de caminos y cortafuegos que hay por toda la zona. La senda se aproxima a los puntos altos de la sierra de San Mamede, pero manteniéndose siempre dentro del bosque. Pasa por As Pereiras, Campo do Cabezo de Lata, Campo da Cruz y Campo da Vermella, desde donde se llega al punto de partida. Desde aquí, de nuevo os quedarán los 6 km de pista de tierra hasta A Mogaínza.

Un consejo: por las características de la ruta, las distancias y la escasa dificultad de los caminos, ésta resulta ideal para abordar en bicicleta de montaña. ¡Animaos!

DOCUMENTOS RELACIONADOS...

Arriba