En el corazón de O Salnés realizaremos actividades al aire libre, encontraremos la paz en sus monasterios y haremos rutas por sus principales viñedos y bodegas.

Os proponemos una escapada enoturística al corazón de O Salnés, donde se encuentran las raíces del albariño, para pasear entre viñedos a los pies de bodegas señoriales, vanguardistas y de rústica belleza.

Son muchas las posibilidades que nos ofrece esta subzona de la Denominación de Origen Rías Baixas, con numerosas firmas dedicadas a la elaboración de vinos, escondidas en centros históricos como Cambados o entre las suaves colinas que van descendiendo hasta el Atlántico. Aprovecharemos el envoltorio marino de la ría y la frondosa naturaleza del valle para organizar actividades al aire libre.

Más información...
- Bodega Mar de Frades. www.mardefrades.es
- Bodega Agro de Bazán. www.agrodebazan.com
- Bodega Pazo de Zárate. www.bodegas-zarate.com

Día 1º

Ruta de senderismo y cena en un antiguo molino

Escogemos el ayuntamiento de Meaño como punto de partida de nuestra experiencia enoturística, por su bello paisaje y su posición central en la península de O Salnés, donde la uva albariño extiende sus dominios.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Entre su oferta de alojamiento se encuentra un hotel rústico con encanto de excelente servicio, a donde llegaremos por la tarde. Tendremos tiempo de programar una primera actividad exploratoria de estas tierras, que concentran la mayor superficie de viñedos de la Denominación de Origen Rías Baixas.

Os proponemos recorrer un tramo de la cercana ruta de senderismo de los molinos del río Chanca, concretamente el que discurre entre las parroquias de Lores y Simes. Podréis recrearos en su naturaleza frondosa, pararos a escuchar el sonido de las pequeñas cascadas y remolinos de agua entre los cantos rodados u observar cómo la corriente mece la vegetación acuática.

Molinos restaurados, de más de 200 años de antigüedad

Partimos del puente sobre el río Chanca, en las inmediaciones de la iglesia parroquial de Lores. En adelante serán seis kilómetros que discurren sin apenas elevación del terreno. La ruta está bien señalizada, provista de paneles explicativos, pasarelas y puentes de madera y alumbrado. Son muchos los molinos restaurados que encontramos, como el de A Ponte, Igrexa, Daniel O Ferreiro, Entremuíños, Quintáns, Marcial de Barbeito o Couso. Algunos tienen más de 200 años de antigüedad.

Aproximándonos a Simes, ya en el segundo tramo, pasando la carretera, vemos que el bosque da paso a campo abierto y cultivos de albariño. Os sugerimos que, si el tiempo lo permite, pidáis en el hotel rústico que os preparen un picnic de productos típicos y albariño, para aprovechar las estupendas áreas recreativas de la ruta. Otra alternativa muy recomendable es, una vez concluido el paseo, cenar en uno de los antiguos molinos de esta ruta, restaurado y convertido en restaurante con encanto. Su oferta gastronómica destaca por sus carnes a la brasa.

Día 2º

Paz y sosiego en el monasterio de Santa María de Armenteira

Después del desayuno emplearemos la mañana conociendo el patrimonio enológico y cultural de O Salnés. Os proponemos empezar por la visita al monasterio de Santa María de Armenteira, muy bien señalizado desde que tomamos la AG-41. Considerado la catedral de O Salnés, se encuentra en un entorno boscoso, al abrigo del monte Castrove. Lo fundó en el siglo XII la Orden del Císter, aunque de la construcción primitiva sólo se conserva la iglesia. Su interior lo veremos iluminado por un magnífico rosetón calado de elementos geométricos.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Las monjas que lo habitan desde 1989 han revivido y abierto todo el conjunto a la comunidad. Si pensamos en huir del mundanal ruido buscando tranquilidad y sosiego, nos abrirán las puertas de su hospedería. Esto les proporciona ingresos que completan con la elaboración artesanal de jabones medicinales, a partir del aceite de camelia que cultivan en su jardín y que se destila en la Estación Fitopatológica de O Areeiro.

Un recorrido por el viñedo y la bodega Mar de Frades

Y a sólo 3 kilómetros de distancia nos encontramos en Meis con la bodega Mar de Frades, referencia innovadora del albariño en estas tierras. En ella podemos observar el proceso de elaboración de su vino. Empezamos en el viñedo, extendido en terrazas con impresionantes vistas a la ría. Continuamos con la bodega, cuyo diseño vanguardista, evocador de una gran vela de barco, se integra en el bosque que corona el Monte Valiñas.

En su interior predomina una marcada estética tecnológica, que apreciamos sobre todo en la sala de fermentación, cuyos enormes tanques de acero podemos observar sobre las pasarelas metálicas que los rodean. En todo momento nos acompañan trabajadores de la bodega. Con la degustación de sus vinos concluye la visita, aunque también podemos iniciarnos en la cata profesional con un sumiller experto.

Pescado, marisco y albariño en Cambados

Pensando en el almuerzo os proponemos retomar la autovía de O Salnés en dirección a Cambados, la villa estandarte del albariño. En las inmediaciones de la monumental plaza de Fefiñáns encontraréis muchos restaurantes que maridan los productos de su ría con los caldos afrutados de la Denominación de Origen Rías Baixas, ambos de merecido prestigio. En la sobremesa podemos deambular por sus calles señoriales o respirar la brisa marina en el Paseo Marítimo mientras contemplamos el perfil de la ría más grande de Galicia.

Visita a la bodega Agro de Bazán, en Vilanova de Arousa

Por la tarde haremos una visita guiada con degustación a la señorial bodega Agro de Bazán, siguiendo la carretera de Deiro (PO-9005), a la que llegaremos en menos de diez minutos. Se encuentra en el lugar de Tremoedo, ya en el ayuntamiento de Vilanova de Arousa. Su edificio neoclásico se erige al estilo de los châteaux franceses. Está semienterrado en una ladera peinada con extensos emparrados de calculada regularidad.

El paisaje, con sus viñedos, los bosques y el mar, es tan embriagador como la visita al interior. Aquí llaman la atención los alambiques tradicionales de la sala de destilación, donde los augardenteiros preparan delicados orujos y licores a partir de los hollejos de la uva. La sala de barricas es una alegoría a los útiles de la cata; sus columnas de granito reproducen la forma de los catavinos y sus capiteles un tastevin. Al finalizar el recorrido, proponemos la vuelta a Meaño para cenar en nuestro hotel.

 

Día 3º

Una ruta en bici todoterreno o una visita a una bodega tradicional

Tras el desayuno podemos despedirnos de O Salnés con un poco de ejercicio. En el vecino Meis encontramos el primer centro BTT (bicicletas todoterreno) abierto en Galicia desde el que se pueden programar rutas en bici. Podemos escoger la de Monte da Escusa, de baja dificultad y que ofrece impresionantes vistas a las rías de Pontevedra y de Arousa. Como algunos tramos transcurren entre bosques de pinos es fácil encontrar caballos en estado semisalvaje pastando entre los árboles.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Si preferimos tomárnoslo con calma podemos aprovechar el último paseo por Meaño para visitar el Pazo de Zárate, reconstruido en el siglo XVIII, y que también alberga una bodega de gran tradición familiar. Tras franquear su enorme muro de granito por el portalón de madera, nos acercaremos al molino y al viejo lagar, rodeado de antiguos aperos de vendimia y labranza. Su belleza rústica nos aporta el contraste perfecto al señorío y la vanguardia de las bodegas que visitamos el día anterior.

 

Arriba