Monterrei, dominado por su ciudad-fortaleza, y Verín, tierra de carnavales ancestrales, nos mostrarán los secretos del vino de la más joven denominación de origen gallega.

Queremos acercaros una experiencia enoturística donde, además de disfrutar de los vinos de la más joven Denominación de Origen gallega, la de Monterrei, os sintáis acogidos por una tierra de carnavales ancestrales (entroidos). Os encandilarán sus variados parajes naturales, presididos por la mirada omnipresente de la gran ciudad-fortaleza de Monterrei.

Más información...
- Bodega Vía Arxéntea. Teléfono: 687 409 618
- Bodega Tapias Mariñán. www.tapiasmarinhan.com
- Casa de turismo rural "O retiro do Conde". www.oretirodoconde.com
- Balneario de Cabreiroá. Teléfono: 988 590 015

Día 1º

La belleza y monumentalidad del valle de Monterrei

Os proponemos llegar a primera hora de la tarde al valle de Monterrei, a orillas del río Támega. Estamos en la zona suroriental de la provincia de Ourense, cerca de Portugal.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Tras dejar las maletas en el hotel comenzaremos esta aventura enoturística explorando los bellos pueblos del valle. La parroquia de Vilaza, en el ayuntamiento de Monterrei, resulta un excelente punto de partida, por su proximidad al enlace con la Autovía de las Rías Baixas (A-52), que dota al pueblo de una inmejorable accesibilidad sin romper la vida apacible que se respira aquí.

Pazos convertidos en casas de turismo rural

La localidad conserva la arquitectura de sus tradicionales pazos. Algunos acogen establecimientos de turismo rural, como el Pazo de Espada (antes conocido como Pazo Blanco-Raxoi), sólo accesible a los huéspedes, que además pueden disfrutar de una vinoteca surtida de los caldos de la Denominación de Origen Monterrei. Enfrente se encuentra el llamado Pazo de Limia; su portalón de entrada está coronado por un reloj de sol y en su fachada principal destaca una galería acristalada y una característica piedra de armas rodeada de decoración barroca.

Una de las principales singularidades de Vilaza es su iglesia barroca, la de San Salvador. Tiene adosada una torre de construcción más antigua y de grandes dimensiones, llamada Torre de los Templarios.

Visita a la fortaleza medieval de Monterrei

Vilaza siente en todo momento la impetuosa mirada de la fortaleza medieval de Monterrei, el icono de esta comarca, del ayuntamiento, del valle y de la etiqueta de su Denominación de Origen. Su majestuosa presencia ejerce una influencia omnipresente sobre este territorio limítrofe con Portugal, cuya frontera vigila desde hace 800 años. Aprovecharemos la tarde para visitar esta acrópolis, la mayor de Galicia para muchos autores.

Llegados desde Vilaza a la N-525 giraremos a la izquierda en dirección Ourense hasta encontrar un desvío a la derecha que señaliza el Parador de Verín. Desde el entorno del Parador, a los pies del castillo, ascendemos caminando por la colina. Es la mejor manera de reparar en la triple muralla y sus edificios, construidos entre el siglo XII y el XVII. Primero encontramos el Hospital de Peregrinos, fundado en el siglo XV. No olvidemos que esta comarca es la puerta de entrada a Galicia desde la Meseta y Portugal y referencia ineludible en la Vía de la Plata hasta Santiago de Compostela.

Luego atravesamos las calles del poblado hasta llegar a la última puerta, que franqueamos para alcanzar el patio de armas. Desde aquí accedemos a la Torre da Homenaxe, una impresionante mole de piedra de 22 metros de altura. Desde ella dominaréis gran parte de la cuenca del río Támega, valle salpicado de viñedos, huertas, pueblos pequeños y más grandes, como el de Verín. También encontraréis la Torre de las Damas, de menor tamaño y perfectamente enclavada en el Pazo dos Condes, edificio renacentista con una vistosa arcada apoyada en columnas. La iglesia de Santa María completa el conjunto; en una de sus fachadas tiene un Cristo rodeado de figuras antropomorfas y mitológicas que os maravillará.

En este ambiente, que nos traslada a otra época, no nos costará imaginar las leyendas que rodean el lugar y que hablan de la condesa infiel que, temiendo la ira de su marido, se precipita desde la torre al pozo del patio de armas, conocido como “pozo verde”, de 14 metros de profundidad.

Aunque el entorno exterior de la fortaleza es abierto, si estamos interesados en acceder al interior de la Torre da Homenaxe, del Pazo dos Condes y de la iglesia, el horario de visitas es de 10.00 a 19.00 horas todos los días.

Y, para comer, pulpo á feira, bacalao o cocido

Al terminar la visita podemos cenar en Verín, acompañando los vinos de la Denominación de Origen Monterrei con pulpo á feira o bacalao. El cocido gallego y todos los productos relacionados con la matanza del cerdo, como la androlla o la cachucha, también son una buena opción. Estos manjares están vinculados con el Entroido (Carnavales), aquí declarado de Interés Turístico Nacional, puesto que en esta época se degustan con mayor deleite.

Día 2º

Acercándonos al arte del vino

Tras un buen desayuno, por la mañana nos aguardan los bodegueros de Monterrei. Dado que el territorio que conforma la Denominación de Origen es relativamente pequeño, tendremos al alcance de la mano la mayoría de las bodegas adheridas, repartidas por el valle del Támega.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

Si hemos elegido Vilaza como lugar de alojamiento podremos visitar la bodega de Vía Arxéntea, de tradición familiar. Su propietario nos guiará entre las vides y nos mostrará las diferencias entre una treixadura y una godello, las varietales blancas más cultivadas en la zona. Tocamos las cepas, sus hojas y las uvas para comprobar la textura y dureza. Podremos asistir a los trabajos de aclareo de la uva, la poda o la vendimia, según la época del año. En la bodega se explica el proceso de producción; descubriremos cómo se capturan todos los aromas de la uva para transmitirlos a los vinos antes de su paso por la prensa. Y, finalmente, degustaremos los caldos que aquí se producen.

Desde Vilaza nos desplazamos al pueblo de Pazos, en el ayuntamiento de Verín, destino a la bodega Tapias Mariñán. La bodega sigue el diseño de una casa rural típica de la zona, en granito. El extenso viñedo se asienta en llano a su lado, con un gran telón de fondo montañoso a media distancia. Recorriendo viñedos y degustando los caldos blancos de godello y treixadura o los tintos de mencía habremos llegado al mediodía. En el entorno encontraremos un mesón que prepara cocina tradicional y cuya especialidad son las parrilladas de carne.

La belleza del Parque Natural de O Invernadeiro

Después de la sobremesa pondremos la guinda a la jornada conociendo el Parque Natural de O Invernadeiro, en el Macizo Central ourensano, que deja parte de su huella al norte de Monterrei. La visita tiene que ser previamente autorizada, ya que se trata de una extensión propiedad de la Xunta de Galicia.

Desde Verín tomamos la carretera comarcal OU-114 de Laza y allí cogeremos el desvío a Campobecerros. Es el mejor lugar para que la naturaleza de estas tierras nos seduzca por completo, dentro de un paraje que siempre estuvo deshabitado. En el parque encontraremos abundante presencia de acebos, serbales y tejos. Las águilas y los halcones sobrevuelan la zona y hasta es posible avistar algún alimoche. Los suelos son dominio del lobo, el jabalí, el armiño o la garduña.

Existen cinco posibles rutas guiadas, por las que podemos seguir la pista de corzos y ciervos. Os recomendamos escoger la que conduce al circo glaciar y a la hermosa cascada de Os Arcos. Inundados de sensaciones regresamos al hotel en busca de la cena y el descanso.

Día 3º

De paseo por Verín

Antes de partir os recomendamos una caminata matutina más relajada por la villa de Verín, siguiendo el curso del Támega por el paseo del río hasta la Alameda. Si deseáis hacer las últimas compras del viaje podéis adentraros en la zona más comercial.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.

A los amantes de la heráldica no se les puede pasar por alto la conocida como Casa do Asistente, próxima al puente que cruza el Támega. Impresiona el hermoso escudo que luce su fachada. Este edificio fue construido para el asistente del Conde de Monterrei, de ahí su nombre. Hoy es la sede de la Oficina de Turismo y albergue de peregrinos. Cuenta además con dos grandes salas de exposiciones.

Un territorio rico en aguas mineromedicinales

Esta comarca es famosa por sus aguas mineromedicinales. Cabreirorá, Sousas o Fontenova son algunos de sus manantiales; en la actualidad también firmas de prestigio que comercializan su agua. Si deseamos visitarlos, el más singular es el Balneario de Cabreiroá, a un kilómetro de la villa. Está rodeado de una extensa área de bosque y jardines por los que pasear y donde veremos el templete de los agüistas. En su interior hay un gran depósito transparente a donde llega el agua directamente del manantial, la cual burbujea de cuando en cuando. Ello se debe a que estas aguas emanan con cierto grado de carbónico de forma natural, lo que las hace tan especiales. De un grifo conectado al tanque podemos probar cuanta queramos y comprobar sus propiedades mineromedicinales, ya declaradas de utilidad pública en 1906.

 

Arriba