El festival de las aves marinas y acuáticas

Septiembre

La migración de las aves desde el norte a sus cuarteles de invierno alcanza su cénit en este mes. Los humedales costeros y los cabos son los mejores lugares para apreciarla, aunque podemos observar fascinantes eventos migratorios en casi cualquier lugar. 

Septiembre es ese mes en el que Galicia se convierte en el objetivo el foco de atención de muchos observadores de aves de las más variadas procedencias

Y, una vez en Galicia aquí, el lugar de referencia es el cabo de Estaca de Bares. Si bien durante agosto y, especialmente, octubre ofrece un sinfín de extraordinarias observaciones, es septiembre el mes por excelencia. Si tenemos flexibilidad con las fechas (y tras consultar el parte meteorológico) procuraremos ir con vientos dominantes del oeste o noroeste, que acercan las aves al cabo, y evitaremos los vientos del este que las alejan.

Desde las inmediaciones de este observatorio ornitológico podremos observar divisar miles de aves marinas de diferentes especies: alcatraz atlántico, charranes comunes, árticos y patinegros, pardelas balear, pichoneta, capirotada y cenicienta, negrones comunes, págalos grandes, raberos y parásitos, gaviotas tridáctilas, etc. Unas horas nos permitirán avistar miles de aves en migración.  Al igual que en el mes anterior, acercarnos a otros cabos será también tremendamente muy productivo en avistamientos si las condiciones de viento son las apropiadas.
 

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.
Cernícalo vulgar (Falco tinnunculus)
Papamoscas cerrojillo (Ficedula hypoleuca)
Paíño europeo (Hydrobates pelagicus)
Pero no sólo en el mar hay aves: todos los humedales costeros viven un mes extraordinario con docenas de especies de aves acuáticas procedentes del lejano norte

Una de las más espectaculares es la espátula común, que podemos encontrar en pequeños grupos o bien formando grandes bandos, en la Enseada de O Vao en O Grove donde la mayoría se quedará a pasar el invierno. Junto a ellas es posible observar prácticamente todas las especies de limícolas que podemos encontrar en Galicia, patos o garzas como la garza real, la garceta común o la garceta grande. Los lugares de referencia siempre serán son las rías de Ribadeo e Foz, la Ría de Ortigueira, la de O Burgo, la Ría de Ponteceso en A Costa da Morte, O Grove, A Ramallosa en Cabo Silleiro y el esteiro do Miño en A Guarda.

Hay una limícola que, curiosamente, no suele verse en humedales sino en espacios abiertos y planos de media montaña

Procedente del lejano norte, el chorlito carambolo, puede hacer paradas de unos días de duración en algunos lugares de Galicia aunque su presencia no es bien conocida; los mejores puntos para encontrarlo son la Serra do Suído y la Serra da Capelada en torno a la ría de Ortigueira e Cariño.

Prácticamente en cualquier punto, incluso en las ciudades, es posible observar otra ave de sorprendente biología migratoria: la collalba gris. Esta ave Llega hasta Galicia directamente de lugares lejanos como las Islas Británicas, Islandia o incluso Groenlandia. En este mes, estos pequeños pero llamativos pájaros, aparecen por doquier, en especial en hábitats abiertos de áreas costeras o montañosas. Otras pequeñas especies migratorias, como el torcecuello euroasiático, el papamoscas cerrojillo, la tarabilla norteña, o el mosquitero musical, pueden verse igualmente en cualquier punto de la geografía gallega.

No te puedes perder

Sep
Arriba