Si en marzo la primavera parece anunciarse tímidamente, en abril se muestra sin complejos: los días son más largos, la vegetación despierta de su letargo invernal y cielo, bosques y campos se llenan con el canto de numerosas aves. 

En este mes ya han llegado a Europa para reproducirse casi todas las especies que pasan el invierno en África

Esto aporta un gran número de pájaros a nuestro entorno que podemos localizar en prácticamente cualquier lugar y hábitat de Galicia. En las ciudades, pueblos y aldeas encontramos pequeñas aves que se alimentan de insectos: golondrinas, aviones o vencejos.

En cualquier área de campiña o en los grandes valles fluviales podemos observar aves rapaces estivales como el milano negro especialmente en los Canóns do río Sil, la Serra da Enciña da Lastra, A Limia o A Terra Chá. En estas dos últimas zonas, así como en las comarcas de Lugo y Sarria podemos disfrutar de las cigüeñas comunes que se afanan ya en incubar sus huevos en grandes nidos próximos a edificios en núcleos urbanos.

servizoBuscaPublico.mapa.numero.resultados
Culebrera europea (Circaetus gallicus)
Aguilucho cenizo (Circus pygargus)
Mosquitero ibérico (Phylloscopus ibericus)
Zarapito trinador (Numenius phaeopus)
Chorlitejo patinegro (Charadrius alexandrinus)
Gaviota patiamarilla (Larus michahellis)
El cuco, recién llegado a nuestras tierras, puede ahora escucharse por doquier

Otras especies, como la abubillla, se dejan ver poco a poco en áreas agrícolas bien conservadas. Las especies sedentarias, aquellas que pasan con nosotros todo el año, ya están en plena reproducción por lo que no es raro ver individuos adultos con cebo en el pico para alimentar a sus polluelos; seguro que cerca de casa tendremos algún mirlo común que lo está haciendo.
 

Áreas de montaña

En áreas de montaña como Os Ancares y Montes de Cervantes, O Courel o el Macizo Central la primavera avanza más lentamente pero adentrarse en sus bosques es toda una experiencia para los sentidos: los cantos de las aves dominan el ambiente; entre ellos podemos localizar el frecuente y característico mosquitero ibérico.

Las aves rapaces estivales son otro de los grandes atractivos de este mes

A los ya mencionados milanos negros se unen otras como el aguilucho pálido y el aguilucho cenizo. El primero podemos observarlo en espacios abiertos de las zonas montañosas. Es una brava ave rapaz que, aunque poco frecuente, se desenvuelve con éxito en medios duros como estos. Los aguiluchos cenizos llegan a finales de marzo pero es en abril cuando se instalan en sus territorios de cría y efectúan llamativas paradas nupciales. Dentro de esta especie, Galicia cuenta, además, con una elevada proporción de individuos melánicos, esto es, de plumaje completamente oscuro. Su querencia por zonas abiertas hace que lugares como A Limia, A Terra Chá, la Serra do Candán y Brañas de Xestoso, Terra das Frieiras o las comarcas de Lugo y Sarria sean ideales para observarlos. Para ello debemos buscar siempre áreas despejadas con cultivos o tojales.

Además de aguilucho pálido y cenizos, en las zonas de interior podremos observar alcotanes europeos persiguiendo insectos y pequeñas aves. En las montañas y áreas abruptas será el águila culebrera quien llame nuestra atención con su reposado vuelo en busca de reptiles calentándose al sol de primavera.
 

En la línea costera

Cambiando de hábitat de forma radical, en la línea costera lo más interesante de esta época son tres especies de diferentes ambientes: el chorlitejo patinegro, la gaviota patiamarilla y el cormorán moñudo. El pequeño chorlitejo patinegro vive en las playas abiertas al Atlántico como las que podemos encontrar en la Costa da Morte, Baldaio, Louro y Carnota, O Grove e Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia o en el Parque Natural Complexo Dunar de Corrubedo e lagoas de Carregal e Vixán.

Es difícil de observar en su medio, pues se camufla perfectamente entre la arena y las algas depositadas en las playas, su supervivencia depende en buena medida de cómo tratemos estos delicados ecosistemas. Las otras dos son especies icónicas y podremos observarlas si nos acercamos al Parque Nacional Marítimo Terrestre das Illas Atlánticas de Galicia, tanto en la Illa de Ons como en las Illas Cíes: la abundantísima gaviota patiamarilla, que aquí tiene una de las mayores colonias del mundo; y el cormorán moñudo, escaso y más amenazado. La primera podemos contemplarla en prácticamente cualquier lugar, aunque son las inclinadas laderas que caen al mar donde ubican sus colonias más espectaculares; el segundo , en los acantilados más abruptos. Para ver cormoranes moñudos también podemos acercarnos a la Ría do Burgo y Costa de Dexo: en los cantiles marinos de estos espacios es donde todavía mantienen algunos nidos.

No te puedes perder

Abr
  • Entre todas las especies migratorias que recalan en Galicia en primavera para criar hay una, aparentemente discreta, pero que forma parte del paisaje visual y sonoro de nuestras tardes de primavera: se trata del vencejo común, espectacular y fácil de observar. Es un ave pequeña que vive en pueblos y ciudades anidando pequeñas cavidades de aleros, tejados y edificios. Sus características alas en forma de guadaña y sus profundos chillidos, sobre todo a última hora de la tarde, nos permite identificarlos fácilmente y disfrutar de sus acrobáticas maniobras mientras se alimentan de pequeños insectos voladores. Contemplarlos es, sin duda, una reconfortante actividad que podemos hacer en familia pues incluso los más pequeños de la casa pueden verlos sin necesidad de prismáticos. Nunca se posan salvo para incubar los huevos durante el período de reproducción; duermen y se alimentan en el aire, recorren miles de kilómetros entre Europa y África sin detenerse… ¿Puede haber un ave tan fascinante y a la vez tan cercana?
  • Pero no sólo hay vencejos en nuestro entorno: golondrinas y aviones viven muy cerca de nosotros. Descubrir sus nidos es algo al alcance de cualquiera. Si tienes cerca un humedal, como la Lagoa de Cospeito en A Terra Chá, el Embalse de San Martiño en A Rúa y Petín o el de Abegondo-Cecebre, cerca de A Coruña, una visita al atardecer nos proporcionará el espectáculo de contemplar estas especies por docenas capturando insectos a ras de agua.
  • Seguro que sabes que los pájaros carpinteros, como el pico picapinos, tamborilean en los árboles tanto para marcar el territorio como para construir sus nidos en árboles secos pero ¿los has escuchado alguna vez? Es el momento de acercarte a los grandes y mejores bosques como los de Os Ancares y Montes de Cervantes o en O Courel.
  • Muchas aves migratorias están este mes camino del norte de Europa donde criarán, así que es posible observarlas aquí también si hacen alguna parada para alimentarse. Los grandes estuarios y humedales costeros son estupendos. Quizás, en conjunto, veamos menos aves que en otros meses, pero no por ello dejes de acudir al esteiro do Miño, a la Enseada de O Vao en O Grove, Louro (Muros) y Carnota, Baldaio (Carballo), a las rías de Ortigueira y Cariño o a las de Ribadeo y Foz.
Arriba