Las primeras aves que llegan del frío

Octubre

Podría parecer que, a medida que se acortan los días y las lluvias son más frecuentes, toca plegar las velas ornitológicas, pero no es así. Octubre inaugura una nueva temporada desde el punto de vista ornitológico, pues muchas aves que pasarán el invierno con nosotros están llegando, acompañadas por no pocas aves migratorias. 

Octubre es un mes de contrastes: lluvia y frío pueden ir seguidos de días de luz y temperaturas cálidas

Es una época en la que algunas aves norteñas se desplazan más al sur para pasar el invierno con nosotros, mientras que otras continúan su periplo otoñal hacia latitudes aún más meridionales. Como de costumbre, los humedales son los espacios de mayor concentración de especies pues el grupo de las aves acuáticas es rico en aves migratorias.

Los del litoral nos permitirán realizar observaciones de gran interés. No debemos dejar de visitar A Guarda, O Grove, la Lagoa de Xarfas y la marisma de A Berberecheira en Louro y Carnota respectivamente, el estuario del Río Anllóns en la Costa da Morte, Baldaio, la Ría do Burgo, la Lagoa de Valdoviño en Ferrolterra, la Ría de Ortigueira, y las de Ribadeo y Foz. A las numerosas limícolas como los correlimos comunes, los chorlitejos grandes, los chorlitos grises, las agujas colinegras o los zarapitos reales, se les unen otras acuáticas como garzas reales y garcetas comunes o cormoranes grandes.

Puede haber recursos que no están georreferenciados y, por lo tanto, no los estás visualizando.
Correlimos tridáctilo (Calidris alba)
Fumarel común (Chlidonias niger)
Gavoita sombría (Larus fuscus)
Alcatraz atlántico (Morus bassanus)

Una de las especies más llamativas que podemos observar en este mes en los humedales costeros, pero especialmente en O Grove, es la hermosa espátula común. La gran concentración de individuos de esta especie hace de este espacio uno de los puntos de referencia europeos para la invernada y migración. Pero aún hay más sorpresas agradables: es ahora cuando muchas águilas pescadoras procedentes del norte de Europa viajan libremente a través del Atlántico y el Cantábrico hasta alcanzar el continente justo en la costa gallega. Deberemos estar atentos en todo momento a la aparición de estas magníficas aves. Además de los lugares ya citados, el fondo de la Ría de Muros e Noia, la de Ares e Betanzos y la de Vigo son especialmente recomendables.

Sin movernos del litoral, es un buen plan acudir a las playas más bravías que, desde este mes y a lo largo de todo el invierno

Sin movernos del litoral, es un buen plan acudir a las playas más bravías que, desde este mes y a lo largo de todo el invierno, lucen más salvajes, indómitas y solitarias, momento que aprovechan numerosos limícolas para descansar y alimentarse en sus largos periplos a lo largo de las costas atlánticas. El correlimos tridáctilo, de un blanco inmaculado, es una de las especies más características en este mes.

Como en los meses precedentes, los cabos son un buen punto para presenciar el paso de aves marinas en migración

Algunas especies que podemos observar desde ellos están presentes durante todos los meses de la migración de manera más o menos constante, pero otras migran en un mes o una fecha concreta. Octubre es el mejor mes para observar avistar, por ejemplo, el negrón común, un oscuro pato marino que se desplaza a poca altura sobre las olas. Estaca de Bares vuelve a ser el lugar de referencia.

Es frecuente que con los primeros fríos del mes, comiencen a verse especies que pasarán con nosotros el invierno, es el caso de los zorzales alirrojos y los reales; buenos sitios para buscarlos son A Terra Chá, A Limia, las comarcas de Lugo y Sarria, etc. 

También llegan los primeros estorninos pintos que se unen en grandes dormideros a los estorninos negros locales para pasar las noches tras alimentarse en las campiñas cercanas. Podemos observarlos en cualquier ciudad al atardecer.
 

No te puedes perder

Oct
Arriba